Trabajos y profesiones de futbolistas mexicanos fuera de las canchas

Ser futbolista profesional exige una gran dedicación y deja muy poco tiempo para desarrollar otras actividades, sobre todo si hablamos de jugadores de élite que, además de arduas sesiones de entrenamiento, concentraciones y partidos en sus torneos locales, tienen que enfrentar competencias internacionales tanto a nivel de clubes como de selección nacional. Sin embargo, hay futbolistas que se las arreglan para incursionar en profesiones y alternativas laborales ajenas a las canchas, destacándose en ellas durante o después de su carrera deportiva. El futbol mexicano no es la excepción, tal como lo demuestran los veinte casos que aquí recopilamos.

Horacio Casarín, un goleador de cine

Bk4ZH8gCcAAPt17
Foto: Reproducción de Twitter @DeSolASol_
Foto: Reproducción de Twitter @DeSolASol_

Nacido en 1918, el legendario Horacio Casarín fue probablemente la máxima figura del futbol mexicano durante la primera mitad del siglo XX. Debutó en 1936 con Necaxa y en 1942 pasó al Atlante, equipo del que se convirtió en emblema y en su máximo goleador. Hacia 1944 su popularidad era tal que dio el salto a la gran pantalla, protagonizando la película Los hijos de don Venancio, en la que interpretaba a un joven cuyo mayor deseo era convertirse en futbolista pese a la oposición de su padre. El filme tuvo tanto éxito que dio lugar a una secuela, también protagonizada por Casarín.