Rivaldo: La Estrella Que Impresionó Al Barcelona

Sin dudas que los equipos de fútbol están por encima de cualquier jugador porque ellos están de paso y a lo sumo luego de un par de años, dejan la institución. Pero hay algunos casos en el que jugadores quedan tan marcados en la historia del club que el rendimiento de ellos marca el pasar de su equipo.

Uno de esos futbolistas que ha marcado a fuego su rendimiento en una institución es Rivaldo, el volante ofensivo brasileño que brilló en un Barcelona que no era el que actualmente conocemos, estaba sediento de éxitos y totalmente opacado por el Madrid. ¿Qué hizo Rivaldo para potenciarlo?

Una realidad diferente

El brasileño Rivaldo llegó a Barcelona en 1997 lejos de ser una hyper figura mundial y a un equipo que sólo prometía por más de ser uno de los dos mejores de España. El blaugrana estaba lejos del Real Madrid y la inestabilidad como el cansancio eran características que representaban los jugadores del club por aquellos tiempos.

Foto: Owen Humphreys – PA Images/PA Images via Getty Images.
Foto: Owen Humphreys – PA Images/PA Images via Getty Images.

El panorama con el que se encontró

Para tener una idea general de a qué Barcelona arribaba el brasileño, apenas si se clasificaba dentro de los primeros tres del campeonato español. Bajo la conducción de Johan Cruyff y en sus últimos dos años de mandato, acabaron en la tercera y cuarta colocación. Y los cuatro títulos consecutivos desde 1991 a 1994 parecían imposibles.

Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.
Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.

Enojo general

Desde las gradas del Camp Nou se deslizaba un desagrado general ante diferentes decisiones que se habían tomado. Una de ellas era la partida del brasileño Ronaldo luego de una inolvidable y única campaña. Además, el estilo de fútbol inglés no se había asentado en el público de Barcelona. Sumado a ello, los resultados no acompañaban.

Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.
Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.

Reemplazo de un brasileño por otro

La partida de Ronaldo dejó un hueco en la delantera y en los aficionados que solo Rivaldo podía cubrir y así fue que José Núñez, presidente del Barcelona, lo fichó. Con él, también pudo haber llegado el volante inglés Steve McManaman proveniente del Liverpool, pero no fue así y años después recalaría en el Real Madrid.

Foto: Engler/ullstein bild via Getty Images.
Foto: Engler/ullstein bild via Getty Images.

El sistema holandés

La ideología de José Núñez era lograr acercar al Barcelona al sistema holandés nuevamente. Para ello, con Cruyff fuera por malos resultados, el apuntado fue Louis Van Gaal que apenas había tenido una experiencia de seis años en el Ajax de Holanda. Además, Bobby Robson, que había cubierto por un año a Cruyff luego de su despido, pasó a ser manager.

Foto: Owen Humphreys – PA Images/PA Images via Getty Images.
Foto: Owen Humphreys – PA Images/PA Images via Getty Images.

Un Rivaldo en crecimiento

No se imaginen al brasileño que conocemos todos que ya ha triunfado en el mundo del fútbol, el Rivaldo que llegó a Barcelona había tenido una excelente campaña en el Deportivo La Coruña con un promedio de un gol cada dos partidos pero no más que ello. Ni siquiera se había logrado ganar un lugar en la selección nacional de Brasil.

Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.
Foto: Christian Liewig/TempSport/Corbis via Getty Images.

Van Gaal lo posicionó

Con sus gambetas, habilidad de gambetear y poderoso tiro desde cualquier distancia, Rivaldo fue de a poco desarrollándose aún más y encajando a la perfección en el sistema que empleaba Van Gaal. El fichaje recién llegado ocupó el sector izquierdo del mediocampo del Barcelona según el sistema holandés que pregonaba Van Gaal.

Foto: Michael Steele/EMPICS via Getty Images.
Foto: Michael Steele/EMPICS via Getty Images.

Un rebelde

Cuando un equipo carece de rebeldía, los movimientos parecen monótonos y el rival puede leer lo que cada futbolista va a hacer. Con Rivaldo, ni el propio Van Gaal lo decifraba. El entrenador le exigía que desbordara por su sector izquierdo, por la línea pero éste ingresaba en diagonal hacia el centro de la cancha y causaba desastres en las defensas rivales.

Foto: DOMINIQUE FAGET/AFP/Getty Images.
Foto: DOMINIQUE FAGET/AFP/Getty Images.

Una técnica superdotada

Hubo un concepto que Rivaldo no incorporó con trabajo, de seguro que lo mejoró pero nunca lo aprendió porque vino de nacimiento con él. El volante ofensivo tenía una manera de correr que sus largas piernas dejaban atrás a los oponentes. Asimismo, sus tiros con efecto desde cualquier ángulo y distancia rompían las redes de las porterías.

Foto: Clive Brunskill /Allsport.
Foto: Clive Brunskill /Allsport.

De menor a mayor

Durante el período en el cual Rivaldo se vistió de blaugrana, fue incrementando su cantidad de goles. En total, fueron 109 los que marcó en sus cinco temporadas. De esos, 12 fueron con su pie derecho, 15 los consiguió al cobrar tiros libres y 10 de ellos los anotó desde larga distancia, desde afuera del área. Gozaba de una efectividad desde cualquier ángulo.

Foto: Tom Honan/EMPICS via Getty Images.
Foto: Tom Honan/EMPICS via Getty Images.

¡Campeones otra vez!

Rivaldo, junto al sistema de Van Gaal, lograron que el Barcelona vuelva a ser el mejor de España al quedarse con dos títulos consecutivos de La Liga. El brasileño fue el goleador del equipo en ambas temporadas, pero aún así, quienes estuvieron cerca del Barca explicaron que el entrenador nunca quiso que él encarara hacia el medio del campo de juego, sino por la banda.

Foto: Phil Cole/ALLSPORT.
Foto: Phil Cole/ALLSPORT.

Balón de Oro

La espectacular temporada que había desarrollado Rivaldo provocó que en 1999 se quedara con el Balón de Oro al mejor futbolista europeo. En aquel entonces dejó en segundo y tercer puesto a David Beckham, por entonces en el Manchester United y al ucraniano Andriy Schevchenko del Milan de Italia. Sería el primero y el único que ganaría.

Foto: John Marsh/EMPICS via Getty Images.
Foto: John Marsh/EMPICS via Getty Images.

Transformó al equipo

La temporada 2000/01 para el Barcelona fue tétrica y tanto el presidente José Núñez como el entrenador Louis Van Gaal dejaron su cargo. Fue entonces que Rivaldo tuvo el suficiente poder para imponerle al director técnico que llegó Lorenc Serra Ferrerpara jugar de volante central y ocupar la posición de diez que por rebelde lograba con Van Gaal.

Foto: Phil Cole /Allsport.
Foto: Phil Cole /Allsport.

De lujo

Ese mismo verano, cuatro representantes del Barcelona llegaron al seleccionado del equipo europeo más relevante y comenzaban a revertir la historia del Barcelona. Luis Figo, Frank De Boer, Josep Guardiola y el goleador Patrick Kluivert hicieron historia y plagaron de blaugranas el mejor equipo que se podía conformar en Europa.

Foto: CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images.
Foto: CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images.

Una temporada superlativa

El Barcelona volvió a tener una temporada negativa en la 2000/01 pero Rivaldo cosechó una de sus dos mejores períodos en el club. Conquistó 35 tantos en los que resaltó el triplete de visitante por Champions League ante el Milan en San Siro y el triplete ante el Valencia el día de la final. A pesar de ello, no pudo ser goleador de la orejona.

Foto: Michael Steele/ALLSPORT
Foto: Michael Steele/ALLSPORT

Apenas clasificaron

Aquella mala temporada significó que, a pesar de haber logrado el título internacional, recayeran en el último escalafón de clasificación al torneo internacional la temporada siguiente y luchar por defender la corona. En la fase de clasificación apabullaron al Wisla Cracovia por 5-3 y llegaron hasta semifinales en las que cayeron derrotados por el eterno rival, Real Madrid.

Foto: CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images.
Foto: CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images.

Cambio de mando

La salida de Van Gaal y de Núñez, trajo un nuevo mandatario al club, Joan Gaspart. Las medidas del innovador jefe fueron la de fichar a Marc Overmars, Gerard Lopez, Alfonso y Emmanuel Petit pero no todos se destacaron. Y con las modificaciones a las que estaba dispuesto a realizar el presidente, Rivaldo sería una de ellas en un futuro.

Foto: Gary M. Prior/ALLSPORT.
Foto: Gary M. Prior/ALLSPORT.

La peor temporada de Rivaldo

Con el Barcelona en alza, Rivaldo cosechó la peor temporada en toda su estadía en el club, 13 tantos en todas las competiciones en 2001/02. Encima de ello, la directiva del Barcelona tomó una decisión que no le dejaba más opciones al nacido en Recife, volvería a contratar al polémico Van Gaal con quien Rivaldo no tenía una gran relación.

Foto: Steve Mitchell/EMPICS via Getty Images.
Foto: Steve Mitchell/EMPICS via Getty Images.

Transferido a Milan

Quien había sido campeón del mundo con Brasil en Corea Japón 2002 y anotó cuatro tantos en dicha competición debió mudarse de equipo y recaer en el Milan de Italia. Lo increíble es que ya con un apellido ganado entre los mejores, Rivaldo fue liberado un año antes de finalizar su contrato con el Barca y fichó gratuitamente en el rossonero.

Foto: Grazia Neri/Getty Images.
Foto: Grazia Neri/Getty Images.

La sensación que quedó

Los primeros años de Rivaldo en el Barcelona estuvieron marcados por la sintonía que tenía con Van Gaal y la vuelta a los títulos internacionales luego de años pero no se lo recuerda como una etapa brillante o consistente en el club. Que el Real Madrid haya conquistado tres Champions League durante dicho período también pudo haber marcado el humor en la vereda de en frente. Así pasó Rivaldo por el Barcelona.

Foto: Neal Simpson/EMPICS via Getty Images.
Foto: Neal Simpson/EMPICS via Getty Images.