Los apodos más graciosos de futbolistas mexicanos

A lo largo de la historia del futbol mexicano, muchos han sido los jugadores que han dejado huella no sólo por sus proezas en la cancha, sino también por los apodos o sobrenombres con los que se han hecho famosos. Ya sea que los hayan acompañado desde su infancia o que en algún momento de su trayectoria hayan sido ideados por compañeros de vestuario, por comentaristas deportivos o por la propia afición, motes como los veinte que aquí recopilamos reflejan el espíritu lúdico y festivo que ha distinguido a la pasión por el futbol en México, con su característica dosis de ingenio y picardía.

Hilario López, “El Moco”

D6Kk-a1U8AI3xJzh
Foto: Reproducción de Twitter @MemoriaFutbol_
Foto: Reproducción de Twitter @MemoriaFutbol_

Uno de los apodos más singulares en los primeros tiempos del fútbol mexicano le corresponde a Hilario “El Moco” López, quien integró la delantera de aquel célebre Necaxa de los “Once Hermanos” que obtuvo cuatro títulos de liga entre 1932 y 1938. Mundialista en Uruguay 1930, se destacaba por sus potentes disparos y por sus certeros remates de cabeza pese a su baja estatura. Su apodo no se debía precisamente a que fuera pegajoso o escurridizo, sino que era apócope de la palabra “mocoso”, uno de tantos términos con los que coloquialmente se le llama a un niño en México.