Él, Vicente Fernández, Rey De La Música Ranchera

La cultura musical de diferentes zonas del mundo están vinculadas a los grandes personajes que han sabido interpretar tales notas musicales que han quedado marcados a fuego en el género en que se destacan. Y uno de ellos es Vicente Fernández Gómez.

Cultura musical

La devoción de Vicente Fernández por la música proviene de su familia, es que su padre, Ramón Fernández Barba también fue cantante ranchero. Al igual que su progenitor, es oriundo de Jalisco aunque por cuestiones de trabajo luego se movilizaron para Huentitán El Alto. Ello provocó que desde chico mamara la influencia ranchera.

Primera experiencia

A los 14 años, Vicente Fernández se sumó a un concurso amateur en Guadalajara en donde fue reconocido como el mejor de todos los presentes. Desde allí que comenzó a cantar en diferentes lugares: restaurantes, bodas, grupos familiares y de amigos. Al mismo tiempo que vendía manualidades para hacerse de un dinero.

Su primer aparición

Cuando corría el año 1960 y tenía 20 años, apareció con mucho éxito en la televisión al actuar en el programa La Calandria Musicalque solo se transmitió en la ciudad de Guadalajara. Sus primeras incursiones en el mundo del espectáculo en su zona le bastaron para que la Ciudad de México le abriera las puertas y en donde se sumó a la banda musical del restaurante El amanecer tapatío.

Cambios familiares trascendentales

La vida de un músico está marcada por lo que es su pasado y presente familiar y de hecho muchos saltan a la fama para escapar de un duro momento sentimental. En el caso de Vicente Fernández, en 1963 hubo un quiebre. Su madre, Paula Gómez, falleció de cáncer y a fines de aquel año, se casó con María del Refugio Abarca Villaseñor, una vecina suya de Guadalajara.

Su vocación rindió frutos

El ya tener definido que sería cantante en su vida provocó que siguiera insistiendo en su vocación hasta que las oportunidades siguieran apareciendo para crecer. Así es que trabajó en el cabaret El Sarape en donde alcanzó su primer sueldo como cantante. Luego de un camino que había comenzado en su ciudad natal, era reconocido al trabajar de lo que había elegido.

Fue un mariachi más

En 1964, se convocó junto a otros grandes mariachis de México. Junto a Pepe Mendoza Mariachi Amanecer y Felipe Arriaga Mariachi de José Luis Aguilar, comenzó a establecerse en un grupo de los cantantes típicos de su país. De hecho se conoce que este último personaje instruyó la vida de Fernández durante muchos años.

Hits

Sus primeros éxitos no tardaron en arribar, el Teatro Blanquita de México y el verano de 1966 lo posicionaron en un ambiente de importancia y por ello la cadena CBS México que hoy es conocida como Sony Music le firmó un contrato. De dicho vinculo se crearon los sencillos Perdóname, Cantina del Barrio y Tu camino y el mío.

En la cima de su trabajo

De aquel niño que cantaba en restaurantes o bandas familiares de su Jalisco natal a este hombre que comenzó a lanzar una serie de álbumes que superaron lo previsto con ventas imponentes, habían transcurrido poco más de 15 años. Fue entonces que se dieron a conocer los álbumes Palabra de Rey, Vicente Fernández y Ni en defensa propia.

¡Hola Televisa!

Una de las cadenas de comunicación más importantes del mundo lo seleccionó para trabajar en sus filas. Junto a Raúl Velasco en Televisa interpretó temas como Tu camino y el mío y Volver, volver en vivo. De hecho este último sencillo fue el culpable de que pasara a ser un reconocido cantante internacional. La música ranchera abandonó América y se mudó al plano mundial gracias a su trabajo.

A la tele

El programa Noches tapatías lo tuvo como conductor junto a Lucha Villa e Isabel Soto La marina, otras dos cantantes reconocidas del género ranchero. Allí realizaron un programa homenaje con Lola Beltrán, apodada Lola La Grande, que también es otro de los exponentes máximos de la música de México. En los diferentes capítulos que entregaban cantaban a dueto y también realizaban entrevistas a otras personalidades.

Tacos al carbón

Este nombre era el que llevó su primer experiencia en el cine cuando corría el año 1971. Fue su primera producción mexicana que lo lanzó para que tres años después realmente causara conmoción tras su aparición en La ley del monte, que fue todo un éxito a nivel cinematográfico. Como consecuencia, el disco de la música de la película también fue un hit.

El más grande de todos los tiempos

El sencillo Volver, volver lo posicionó sin dudas como el cantante ranchero más grande de todos los tiempos. Las consecuencias de haber grabado dicho tema lo hicieron romper con los récords de ventas, éste se escuchaba en todas las radios de los automóviles. A tal punto fue su magnificencia que se trasladó a Estados Unidos, a Centro y Sudamérica. ¡Y hasta llegó a España!

¿Qué temas acompañaban a Volver, volver?

Si bien el sencillo de 1974 se llevaba toda la atención a mediados y finales de los años 70´, otros grandes éxitos se sumaron casi a la par de este.Las llaves de mi alma y Que te vaya bonito fueron otros dos grandes temas. Hasta que irrumpieron El bantador y Mi amigo el tordillo que fueron éxitos totales en ventas.

Director asistente en cine

Como si ser el máximo referente de la música ranchera de toda la existencia no fuera suficiente, Vicente Fernández siguió su incursión en el cine pero en este caso, desde afuera del set de grabación. Fue asistente de director en la película mexicana El Tahúr que se estrenó en 1979. Lo positivo de ello es que su nuevo rol potenciaba su música ya que sus temas eran los que se reproducían en las películas.

Los tres potrillos

Se llama “potrillo” a la cría de la yegua cuando no tiene más de tres años y esa palabra utilizó para denominar al rancho que construyó de más de 500 hectáreas cerca de Guadalajara y a la que llamó así en homenaje a sus hijos. Ellos fueron Gerardo, Alejandro y Alejandra Fernández, a quien los crió junto a María del Refugio, alias Cuquita.

Éxito rotundo

Fueron más de un millón de copias las que vendió Fernández en 1983 cuando presentó su álbum 15 Grandes con el número uno. Allí se revelaban nuevas versiones de las canciones que habían impulsado Juan Gabriel, José José y Emmanuel, entre otros. Y fue proclamado por Sony Music como uno de los 100 discos que debes tener antes del fin del mundo.

Concierto mítico

En la Plaza de Toros Monumental de México que se sitúa en la Ciudad de Deportes junto al Estadio Azul en la capital mexicana brindó un concierto al cual accedieron más de 54 mil personas. Ello marcó un hecho sin precedentes ya que no se había llenado nunca de tal manera el estadio que es el más grande del país y el de más aforo del mundo.

Escribe para otros

Al mismo tiempo que lanzaba álbumes a dueto con Vikki Carr y se mantenía siendo popular por su disco Por tu maldito amor, escribió un par de canciones para Martín Urieta. Estas fueron Acá entre nos y Mujeres divinas. Su lista de éxitos no acabó y se relanzó con Qué de raro tiene, Lástima que seas ajena y Aunque me duela el alma.

De gira

Los grandes músicos suelen realizar trayectos alrededor del país o de la zona para promover sus nuevos álbumes y darlos a conocer en el territorio. Así fue como en el otoño de 1999, Fernández promovió sus temas y apoyó a Los Dandys, el distinguido trío mexicano que comenzó su vida profesional en 1958. Su recorrido por México fue un logro más en su fastuosa carrera.

Reconocimientos

Sumado al apoyo que recibían sus temas musicales cada vez que los lanzaba al público, el Chente, fue denominado como el Míster Amigo en 1977 en Brownsville, Texas como el mexicano destacado del año. Además, sumó el Billabord y el América de Univisión Music Award en 1990 por su álbum Vicente Fernández en 1990. Pero lo que sin dudas se lleva este artista es el cariño de décadas de la gente.