Lucho de Oro

Hace varias temporadas que viene sacándole metros de ventaja a sus competidores como el mejor centrodelantero del momento. Frío, letal, una amenaza constante dentro del área, y fuera también. No caben dudas de que Luís Suárez es un justo ganador. Es que, en la tarde de hoy, el delantero uruguayo se adjudicó la Bota de Oro por segunda vez en su carrera como profesional. Un premio que reconoce al máximo artillero de las Ligas europeas de la temporada 2015/16. El atacante Charrúa marcó 40 goles en 35 partidos para ganar el nombrado premio.

Desde hace un par de años y, pese a sus episodios de indisciplina, el presente que vive Suárez es realmente impresionante. Su primera Bota de Oro la había conseguido en la temporada 2013/14, cuando se consagró como goleador de la Premier League, vistiendo la camiseta del Liverpool. “El valor que tiene es haberlo hecho en Liverpool en un año en el que peleamos la Premier League. Pero acá en Barcelona no me planteaba ganar este premio, pero tengo compañeros que lo han hecho más fácil. Yo solamente tengo que estar en el lugar indicado”, explicó el delantero de la Selección Charrúa.

Suárez.jpg

Actualmente es el “9” de la MSN, el famoso tridente ofensivo de Barcelona compuesto por él, Lionel Messi y Neymar. Sí, basta con sólo leer los nombres para reconocer que no hay manera de frenar a estas tres bestias del fútbol mundial. Quizás, el mejor tridente no sólo de Barcelona, España o Europa, sino de toda la historia. La humildad y la solidaridad que existe entre estos tres distintos ha hecho que se volvieran imparables. Si hay algo que entendieron a la perfección, es que el fútbol es un deporte colectivo, lo que significa que la base para cosechar buenos objetivos es principalmente el compañerismo.

Seguramente muchos habrán apostado que la fusión de los tres no llegaría a buen puerto. Sin embargo, cada uno entendió el lugar que ocupa para lograr un buen andamiaje. Pero la buena relación que muestran en el verde césped es producto de la inquebrantable amistad que llevan afuera. Tal es así que entre los tres se desean lo mejor para el otro. “Obviamente que estoy en el mejor equipo del mundo y si te planteas un objetivo, lo puedes conseguir. Pero primero son los logros colectivos. Si el año que viene no ganó la Bota de Oro yo, que sean Leo o Neymar”, confesó el goleador, confimando aún más la inmensa amistad que mantiene con la Pulga y el brasileño.

msn.jpg

La ceremonia se realizó en la ciudad deportiva y tuvo una carga verdaderamente emotiva, ya que el uruguayo estuvo acompañado de su familia, compuesta por Sofía Balbi, su mujer, y sus hijos Benjamín y Delfina. Además, estuvieron presentes dirigentes del Club catalán, entre los cuales se encontraban el Presidente Josep María Bartomeu y el Vicepresidente Óscar Grau. Como no podía ser de otra manera, también estuvieron en la gala Lionel Messi, Andrés Iniesta y Sergio Busquets, claros referentes del conjunto Blaugrana.

“Quiero agradecer al Barça de poder estar aquí y cumplir los objetivos. Mis compañeros también son partícipes de mis goles. Tengo unos magníficos compañeros que lo hacen todo fácil”, expresó Suárez, a la hora de los agradecimientos. Además, el uruguayo se acordó de Luis Enrique, técnico del elenco Culé: “También quiero agradecerle al entrenador y al cuerpo técnico por confiar en mí después de todos los momentos que había vivido antes”.

Suárez 1.jpg

Suárez, nacido en la pequeña localidad de Salto, Uruguay, es el primer futbolista de su País que consigue ganar una Bota de Oro en dos Ligas diferentes. El otro Charrúa que se adjudicó dos veces el mismo premio fue Diego Forlán, aunque Cachavacha lo consiguió disputando la Liga BBVA. Además, Suárez es junto a Cristiano Ronaldo los únicos que ganaron la Bota de Oro tras ser goleadores en la Liga de España y la Premier League. Otra clara muestra de que el Pistolero es un verdadero artillero.

La divertida charla con su hijo Benjamín

En medio de la premiación, Suárez se tomó unos minutos para contar una divertida anécdota: Resulta que luego de la goleada ante el Manchester City por la Champions League, el uruguayo llegó a su casa y su hijo Benjamín le preguntó por qué no había marcado goles, pero luego la remató: “Pero estaba contento porque el vecino había hecho gol”. El famoso vecino del que habla, es nada más y nada menos que Lionel Messi, con quien no sólo comparte el campo de juego sino una gran amistad.

La divertida charla con su hijo Benjamín