Los Cracks que nunca jugaron una Copa del Mundo

Jugar una Copa del Mundo es el sueño de cualquier futbolista. Pero algunos cracks nunca tuvieron esa gran oportunidad. Incluso con todo su talento, acabaron fuera del Mundial por algún motivo.

233786-54853.jpg

Foto: Matthew Ashton/EMPICS via Getty Images

Seleccionamos a algunos jugadores que tenían todo para participar en una Copa, pero no vivieron ese sueño. Las razones son de lo más variadas: malos comportamientos, lesiones, selecciones no clasificadas e incluso algunas tragedias.

Gareth Bale (País de Gales)

99665528-63842.jpg

Foto: VCG/VCG via Getty Images

El delantero fue víctima del mal desempeño del equipo del País de Gales. Bale fue elegido el mejor jugador de la Premier League en la temporada 2012/2013 y acumula diversos trofeos con su actual club, el Real Madrid. Sin embargo, se quedó fuera de la Copa en 2014 y ahora también en 2018 porque su país no alcanzó la clasificación. En 2017, los galeses dejaron escapar la oportunidad de la repesca en la última jornada, al perder en casa ante Irlanda. El País de Gales no va a un Mundial desde su única participación en 1958.

Ryan Giggs (País de Gales)

ofs_wal_training_210518_003-59889.jpg

Foto: Simon Stacpoole/Offside/Getty Images

Ryan Giggs fue otro crack que sufrió con el bajo desempeño de la selección del País de Gales. Con 35 grandes títulos, el jugador más premiado del fútbol inglés y del Manchester United nunca estuvo en un Mundial. En su currículum se cuentan 13 títulos de la Premier League, cuatro Copas de Inglaterra, cuatro Copas de la Liga Inglesa, diez Supercopas de Inglaterra, dos Ligas de los Campeones y una Copa de la UEFA. En enero de 2018, Giggs fue anunciado como entrenador de la selección del País de Gales, sustituyendo a Chris Coleman, quien llevó al país a las semifinales de la Eurocopa 2016, pero no logró clasificarlos para la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Alfredo Di Stéfano (Argentina/España)

97k10huty660444-13086.jpg

Foto: Terry Disney/Central Press/Getty Images

El argentino Di Stéfano fue considerado el cuarto mejor jugador del siglo XX, según la IFFHS, detrás de Pelé, Cruyff, Beckenbauer y delante de Maradona. El eterno ídolo del Real Madrid nunca actuó en un Mundial por dos motivos. Su primera oportunidad no se concretó por la cancelación del evento por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Un tiempo después, acabó naturalizándose español para jugar la Copa de 1962 con la camiseta de La Furia Roja, pero se lesionó y no llegó a participar en ningún partido. Así, se jubiló sin ninguna participación en el Mundial.

Djalminha (Brasil)

236779-68919.jpg

Foto: Tony Marshall/EMPICS via Getty Images

Al igual que Alex, Djalminha tuvo pocas oportunidades para mostrar su capacidad futbolística con la camiseta de Brasil. En 2002, Felipão dijo que Djalminha estaba en la lista de convocados. Sin embargo, fue vetado luego de que le dio un cabezazo al entrenador del La Coruña, Javier Irureta, en un entrenamiento del equipo español. En su lugar, el entrenador brasileño llamó a Kaká, que jugaba en Sao Paulo y tenía sólo 20 años. A pesar de uqe se destacó jugando con el Guaraní, Palmeiras y La Coruña, Djalminha jugó sólo en 14 partidos con la selección brasileña, conquistando la Copa América de 1997.

Valentino Mazzola (Itália)

992_05_greattorinofootballclub1949_0013-85366.jpg

Foto: SeM/UIG via Getty Images

Una tragedia interrumpió la vida y la carrera de Mazzola. El mediocampista era el capitán y principal jugador del Torino, que dominó el fútbol italiano en la década de 1940. Sin embargo, un triste accidente aéreo culminó con la muerte de todo el equipo de Torino, en 1949, y abrevió su historia en el fútbol. Hasta entonces era considerado el principal arma de Italia para la Copa del Mundo de 1950. Años antes, había sido uno de los grandes perjudicados por la no realización de Mundiales debido a la Segunda Guerra Mundial.

Alex (Brasil)

apw2000072728999-89885.jpg

Foto: ANTONIO SCORZA/AFP/Getty Images

El mediocampista Alex tampoco tuvo la oportunidad de jugar el mayor torneo de futbol del mundo. El jugador brasileño mostró todo su talento en los clubes Coritiba, Palmeiras, Cruzeiro y Fenerbahçe, de Turquía, pero no fue convocado para jugar ninguna Copa del Mundo. En 2002, en el torneo clasificatorio, no fue seleccionado por los técnicos Luiz Felipe Scolari y Parreira. Para la Copa Corea del Sur / Japón, su convocatoria era algo que se creía certero, pero Felipão prefirió llevar a Ricardinho.

Bernd Schuster (Alemania)

52623205bo001_schuster_ger-83851.jpg

Foto: Bongarts/Getty Images

El mediocampista alemán jugó en los tres clubes más importantes de España (Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid) y es considerado uno de los mejores jugadores de la década de 1980. No jugó un Mundial, pues rechazó la convocatoria para los últimos partidos de las eliminatorias para la Eurocopa 1984 debido al nacimiento de su hijo. En aquella época, el caso fue considerado un escándalo. Schuster volvió a recibir una oportunidad en la selección en 1984, pero sus desacuerdos con Karl-Heinz Rummenigge, Uli Stielike, Paul Breitner y el entrenador Jupp Derwall, lo forzaron a alejarse antes del Mundial México 86. Prácticamente retirado del seleccionado, fue entonces ignorado por la selección durante toda una década, a pesar de que era uno de los mejores jugadores europeos.

Dejan Petkovic (Serbia)

mewa06155-66338.jpg

Foto: Buda Mendes/LatinContent/Getty Images

Este crack tampoco participó en Mundial alguno, pero no fue por falta de talento. Debido a que tuvo múltiples desencuentros con dirigentes serbios, Petkovic fue llamado pocas veces para defender la selección de su país. En Brasil pasó por varios equipos como Vitória, Vasco, Fluminense, Atlético Mineiro y Flamengo, donde tuvo su mayor éxito y se convirtió en ídolo de la fanaticada roji-negra.

Liam Brady (Irlanda)

GettyImages-1632846-62092.jpg

Foto: Allsport UK /Getty Images

El mediocampista irlandés es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del Arsenal, equipo con el que ganó el FA Cup. Con la Juventus conquistó dos títulos nacionales de Italia. A pesar de destacar en los clubes en los que jugó, nunca tuvo la oportunidad de jugar una Copa del Mundo. Él es uno de tantos que han sufrido porque su país no se clasificó a ningún Mundial en sus mejores épocas. Brady incluso tuvo posibilidades de participar en Italia 90, pero anunció su retiro un poco antes.

Éric Cantona (Francia)

bon-1997-0002777-80885.jpg

Foto: Bongarts/Getty Images

Destacado jugador del Manchester United y capitán de Francia, Cantona tenía todo para brillar en la Copa del Mundo de 1998. Sin embargo, agredió a un fanático del Crystal Palace en el 95, y terminó siendo suspendido por nueve meses. Sin poder jugar, Cantona perdió su puesto en la selección francesa, quienes convocaron en su sitio a Zinedine Zindane y el resto es historia. Cantona terminó su carrera precozmente en el año 1997, a los 30 años de edad. En el 98, los franceses derrotaron a Brasil en la final y conquistaron el codiciado título en casa.

Heleno de Freitas (Brasil)

heleno_nunca-42742.jpg

Foto: Divulgación (Brasil)

El primer “bad-boy” del futbol brasileño no tuvo suerte. Su auge como jugador se produjo en la década de 1940, cuando la Copa del Mundo estaba suspendida a causa de la Segunda Guerra Mundial. Durante ese período, jugó en 18 partidos y marcó 15 goles con la selección brasileña, conquistando la Copa Roca (1945) y la Copa Rio Branco (1947). En 1950, había algunos que defendían su convocatoria, pero el atacante ya empezaba a mostrar síntomas avanzados de la sífilis, enfermedad que interrumpió su vida a los 39 años. Su historia fue filmada en 2012 y en la película fue interpretado por Rodrigo Santoro.

Duncan Edwards (Inglaterra)

515987-81710.jpg

Foto: S&G/PA Images via Getty Images

Edwards fue el jugador más joven en disputar un partido en la Primera División Inglesa y luego el más joven que vistió la camiseta de Inglaterra luego de la Segunda Guerra Mundial. En su carrera profesional, de menos de cinco años, él ayudó a que el Manchester United ganara dos campeonatos nacionales. Sin embargo, falleció luego de sufrir un accidente de avión en Munich en 1958, año en que hubiera disputado la Copa del Mundo representando a su país.

Evaristo de Macedo (Brasil)

evaristo-barcelona-e-real-madrid-81929.jpg

Foto: Reproducción (Brasil)

Evaristo se destacó en el Flamengo en la década de 1950 y luego se convirtió en ídolo tanto del Barcelona como de su sempiterno rival, el Real Madrid. Sin embargo, el delantero no tuvo muchas oportunidades en la selección brasileña luego de que se fuera a jugar a la Liga española en 1957. En aquella época los jugadores brasileños que actuaban en el exterior no solían ser llamados para los partidos de la selección de Brasil. Por ello, se quedó fuera de los equipos que conquistaron las Copas del Mundo de 1958 y de 1962.

Ladislao Kubala (Hungría/Checoslovaquia/España)

img_1608_0001-45804.jpg

Foto: Gianni Ferrari/Cover/Getty Images

Uno de los grandes ídolos del Barcelona, Kubala está entre los grandes cracks que no tuvieron oportunidades de jugar un Mundial. Él es húngaro de nacimiento, pero también vistió las camisetas de las selecciones de Checoslovaquia y de España durante su carrera. A pesar de eso, nunca disputó una Copa del Mundo. En 1962 los españoles esperaban contar con él en la cancha. Sin embargo, las lesiones no le permitieron estar entre los convocados de Helenio Herrera para el torneo que se realizó en Chile.

George Best (Irlanda del Norte)

huty2100518-32737.jpg

Foto: Joe Bangay/Daily Express/Getty Images

A pesar de todas las polémicas, Best es considerado el mejor futbolista en la historia de su país, Irlanda del Norte. Y también conquistó Inglaterra. Al lado de Bobby Charlton y Dennis Law, el norte-irlandés dominó Europa con el Manchester United al conquistar la Copa de Campeones de Europa en 1967/68. Por todos sus logros con el club, al extremo derecho le hicieron una estatua en su honor delante del estadio Old Trafford. Nunca disputó un Mundial porque la selección de Irlanda del Norte no alcanzó ningún sitio en la contienda durante el tiempo en que jugaba.

Ian Rush (País de Gales)

306260-71379.jpg

Foto: Peter Robinson/EMPICS via Getty Images

Con 346 goles en 660 partidos, Ian es el mayor goleador de la historia del Liverpool, equipo con el que conquistó diversos títulos. Con la camiseta de los Rojos, ganó cinco veces el Campeonato Inglés, cuatro Copas de Inglaterra, cinco Copas de la Liga Inglesa y dos veces la Copa de los Campeones de Europa (actual Champions League). A pesar de tanto éxito en el club inglés, nunca logró ayudar a que el País de Gales se clasificara a un Mundial.

George Weah (Liberia)

299466-78193.jpg

Foto: Matthew Ashton/EMPICS via Getty Images

El único africano que ha recibido el premio al mejor jugador del mundo que otorga la FIFA, cuando brillaba con el Milán en 1995, Weah no pudo alcanzar su sueño de jugar un Mundial. Nacido en Liberia, nunca disputó una Copa pues no quiso naturalizarse francés. En 1996 él solo financió toda la campaña de Liberia en las eliminatorias para el Mundial de 1998, pero no consiguió la vacante por la poca capacidad técnica del resto de su equipo. En 2018, ya retirado de los céspedes, fue elegido presidente de su país.

Neto (Brasil)

Neto_nunca-14142.jpg

Foto: Wikimedia Commons

El crack Neto, como es conocido por muchos, hizo historia con en el club Corinthians al llevar al equipo a su primer título brasileño. Con la camiseta de Brasil, no obstante, la historia fue diferente. Era casi una certeza que sería convocado para el Mundial de 1990, pero el técnico Sebastião Lazaroni resolvió no llevar al futbolista a la Copa de aquel año. Neto solía hacer comentarios polémicos y tenía frecuentes malos entendidos y discusiones con otros jugadores y dirigentes, lo que pesó en su contra al sopesar su convocatoria.

Jari Litmanen (Finlandia)

599192-82440.jpg

Foto: Matthew Ashton/EMPICS via Getty Images

Al igual que otros cracks, Litmanen tuvo la suerte de nacer en un país sin tradición futbolística: Finlandia. El mediocampista brilló con el Ajax durante buena parte de la década de 1990 y aún pasó por el Barcelona y el Liverpool. Él es considerado el mejor futbolista de todos los tiempos de su país. Además, tiene el récord del jugador con más partidos jugados con la selección de Finlandia y es su máximo goleador con 32 goles. Sin embargo, no tuvo la suerte de jugar en un Mundial porque su país nunca logró clasificarse.