Lo que no viste del festejo del Real Madrid

El Real Madrid se quedó con el título más buscado de la temporada en el Viejo Continente y a pesar de estar acostumbrados a ganar un trofeo casi todos los años, el merengue armó una fiesta en Cardiff que siguió en Madrid.

La excusa para los festejos fue la deseada todos los equipos europeos al comienzo de la temporada, la UEFA Champions League, aunque no fue una más para el elenco español sino la duodécima!

El inicio de la fiesta

El sábado 3 de junio cuando ya la noche se había apoderado de la ciudad de Cardiff en Gales, el Real Madrid disfrutaba de haber goleado a la Juventus por 4 a 1. El encargado de levantar la tan ansiada UEFA Champions League fue una vez el representante máximo del madridismo, Sergio Ramos.

En alzas el jugador más determinante

El crack portugués cosechó otra actuación memorable, como lo había hecho en toda la competencia internacional, tras despacharse con un doblete durante el tiempo regular de partido. Por ello, una vez finalizado el encuentro sus compañeros de equipo le reconocieron la importancia al levantarlo en el aire.

Pura alegría

Ronaldo no sólo acabó como la máxima figura de la final por ser el jugador más determinante dentro del campo de juego sino que además fue por octava vez el goleador de la Champions. En esta edición 2016/2017 llegó a la final con la presión de convertir e igualar a Lionel Messi en dicho rubro y lo superó.

Festejo clásico

El portero suplente Kiko Casilla con la casaca número 13 y Álvaro Morata con la 21 fueron los encargados de cortar la red de uno de los arcos para llevársela de recuerdo. Ninguno de los dos pudo tener acción en la final pero festejaron a la par de todo el grupo que viajó a Cardiff.

El capitán!

Sergio Ramos fue, como en casi todas las ocasiones, quien dirigió al grupo en los festejos. Al igual que lo hace dentro del vestuario siendo el líder o levantando la voz cuando se debe dentro del campo de juego, el ex Sevilla no se despegó de la tan ansiada copa.

El viaje de vuelta

Los futbolistas del Real Madrid viajaron rumbo a su ciudad luego de la larga pero satisfactoria victoria. Un vuelo privado los llevó rápidamente al aeropuerto de Madrid donde siguió la alegría. Esta copa significó el festejo duodécimo en la competición y consolidó su superioridad histórica ante otros clubes.

Volvió más agrandado

El delantero ex Manchester United volvió a Madrid más feliz y confiado de lo que se había ido hacía pocas horas. Ronaldo había asegurado de que eran mejores que la Juventus pero que deberían demostrarlo dentro del campo de juego. Fue justamente él quien aportó la cuota más grande para lograrlo.

En micro a Cibeles

El Real Madrid revalidó su festejo en el micro descapotable que los había llevado el 22 de mayo a la plaza Cibeles en el centro de Madrid para festejar el título de la liga española. De igual manera se subieron al transporte e hicieron la clásica celebración alrededor de la icónica plaza.

Zidane, Cristiano, Ramos y los demás

Entre las caras tan conocidas de estos magníficos jugadores madrileños, los más buscados del plantel fueron el entrenador francés, el capitán Ramos y la figura Ronaldo. Ellos tres eclipsaron al resto entre los millones de papelitos que cayeron sobre los miles de enfervorizados aficionados.

De Ramos para la gente

Sergio Ramos le exhibió el trofeo una y otra vez a todo el público merengue que se acercó el domingo 4 de junio a festejar. Qué más le puede pedir los hinchas a un grupo como este? Luego de 59 años, lograron con la maldición de poder ganar liga y Champions en una misma temporada.

La misma imagen

Los mismos protagonistas de esta fotografía se habían visto tan sólo 14 días atrás cuando se coronaron en la liga española. Ramos y Marcelo se subieron a una estructura que los acercó a la diosa Cibeles, la diosa de la madre tierra, que fue esculpida en un carruaje tirado por leones.

De vuelta al micro

Con Sergio Ramos y Marcelo nuevamente en el micro, aquellos futbolistas del plantel que se quedaron para celebrar dieron una vuelta a la Plaza Cibeles. Luego, enfilaron rumbo hacia su estadio, el Santiago Bernabéu donde continuó la fiesta. Entremezclados con los camarógrafos oficiales del club se pudo ver la sonrisa del serio Zidane.

Enamorado

Esta imágen es de las pocas que transmiten más al verla que al describirla. El capitán, en medio de la euforia del público y de sus mismos compañeros se quedó hipnotizado por la belleza de la orejona, de esas copas que todos los clubes quieren ganar pero sólo uno la levanta a final de temporada.

El escenario perfecto

La tarde-noche de España ubicó a los campeones de Europa llegando al mítico estadio Santiago Bernabéu. Allí, otro festejo fue preparado con un escenario inmenso que ocupaba más allá del círculo central y formado por pantallas gigantes para que los aficionados pudieran ver de cerca a sus ídolos.

El Rey Ramos

Todos los jugadores del Real Madrid fueron recibidos como mega estrellas en el recinto donde hacen de local para todas las competencias. Los aficionados deliraron con cada uno de los futbolistas y estallaron cuando se anunció la salida de su capitán, Ramos quien salió con una corona en su cabeza y la bandera española en los hombros.

El segundo más aplaudido

Cristiano Ronaldo exhibió su nuevo look frente a los aficionados merengues, la cabeza casi rapada y bien al ras fue la elección del portugués por la obtención de la copa. Acaso habrá sido alguna promesa que debía cumplir? Lo cierto es que el atacante salió y posó con su característico festejo y grito “SIUUUUU”.

El plantel comlpeto

Los 24 jugadores del Real Madrid estuvieron en el centro del campo de juego para seguir con la fiesta junto a la Champions. El cuerpo técnico de Zinedine Zidane, integrado por David Bettoni, Hamidou Msaidie, Luis Llopis, Antonio Pintus y Javier Mallo, también se sumó y retrataron una foto grupal.

Siempre con Portugal

La gran mayoría de los jugadores festejan con la camiseta de su club y llevan adelante las celebraciones clásicas de dar una vuelta al campo de juego o cortar las redes de los arcos. Además de que muchos jugadores hicieron ello, algunos se acordaron de su país y mostraron la bandera de su país.

Un show!

La gran diferencia entre los festejos de América con los festejos de Europa es que en el Viejo Continente los clubes suelen armar grandes shows y escenarios para festejar los diferentes lauros que obtienen. Un club acostumbrado a festejarlos y armar semejante despliegue es el Madrid.

Acabaron como comenzaron

Al igual que se inició el sábado 3 con Sergio Ramos alzando el trofeo en Cardiff, acabó el domingo 4 en el Santiago Bernabéu. Una vez más, todos los futbolistas juntos en el centro del campo de juego deliraron con la ansiada Champions League en una lluvia de papelitos en el medio de la Casa Blanca.