La Vida Que Llevó A Francis Ngannou De La Pobreza A Ser Estrella De UFC

La fama viene acompañada del reconocimiento del público y en la mayoría de los casos, de mucho dinero. Pero además, la fama le permite a cada deportista echar luz sobre eventos de su pasado que de no ser por haber logrado destacarse, no hubiesen sido conocidos.

Así es como la increíble historia de Francis Ngannou se convirtió en una de las más resonantes en todo el mundo deportivo. El joven que desde la pobreza tomó fuerzas para transformarse en una de las estrellas de la UFC al guiarse por una película.

A la cima de la UFC

La historia de Francis Ngannou se tornó conocida por sus logros deportivos. Está próximo a llegar al punto máximo de la categoría UFC Ultimate Fighting Championshipde las Artes Marciales Mixtas tras lo que fueron varias coronaciones, siendo la más relevante contra el holandés Alistair Overeem. Ello le valió el reconocimiento del presidente de la categoría, Dana White, que lo calificó de “estrella de rock“.

Deberás sobrevivir al primer asalto

Como sucede en varios deportes vinculados a la lucha cuerpo a cuerpo, en la previa del duelo entre Overeem y Ngannou, éstos compartieron una conversación amenazante. El holandés disparó: “Voy a vencerlo en el segundo round“. Mientras que el moreno de 120 kilos y 1.96 metros le replicó: “Para ello deberás sobrevivir al primer asalto“.

El precario trabajo que ejercía antes de la UFC

El camerunés que hace historia en el octágono se dedicaba a picar rocas para abrir caminos en las colinas de su pueblo llamado Batié. Ngannou tenía la esperanza que aquel trabajo que desarrollaba con 22 años no era lo que la vida tenía preparado para él: “Me negaba a creer que eso era lo mejor para mí. Sabía que había algo más“.

Necesidades básicas

Lejos de ser el luchador fornido y bien conformado que pueden observar en la dura disciplina en la cual se desarrolla, Ngannou tenía serios problemas económicos de adolescente y por ello abandonó la escuela. Sumado a ello, debía trabajar para poder alimentarse y sobrevivir. Fue el peor momento de toda su vida.

La película que cambió su vida

El mensaje que le cambió la vida completamente al joven de Camerún fue el transmitido por la famosa película 300 la cual vió en 2007. Aquellos espartanos inspiraron a Ngannou a luchar por lo que quería y comenzar a ahorrar cada centavo para poder dar un salto de calidad en su vida. “Nada volvería a ser igual para mí después de eso” señaló años después.

El viaje a Francia que lo impulsaría

Luego de años de ahorrar, el camerunés logró comprar un boleto a París, Francia para cambiar de panorama.No el París que se ve en las películas. No la comida. No el romance. No el cielo” destacó Ngannou quien se pasó durante tres meses durmiendo en las calles de la reconocida capital europea abrigándose con diarios.

Cuestión de sentir

Con 26 años, este famoso luchador aún no había encontrado el rumbo en su vida pero sin saberlo daba pasos agigantados hacia un objetivo que aún él no sabía cual era. “Tenía 26 años y seguía sin tener nada. Estaba en un lugar en donde no conocía a nadie. Los obstáculos eran incluso mayores que los que tenía en Camerún. Pero ahora algo era diferente” manifestó de aquellos días el temible combatiente.

Primer acercamiento a su profesión oculta

Lejos de ser un luchador de la UFC pero también de picar piedras para unir rutas como lo hacía en su adolescencia, Francis Ngannou consiguió su primer empleo como seguridad de una discoteca. Su gran cuerpo le valió el trabajo y posibilitó comenzar una amistad con el dueño de un gimnasio de la ciudad quien le permitió entrenar de forma gratuita.

Su ídolo, Mike Tyson

El temible boxeador estadounidense ha sido referencia para millones de deportistas y Ngannou es uno de los cautivados por su excelencia. “Solía mirar videos de las mejores peleas de Mike Tyson, me maravillaba su velocidad y fuerza” reveló el nacido en Batié, quien comenzó a imitar los movimientos del gran campeón.

¿Por qué las artes marciales mixtas y no el boxeo?

A pesar de que su referente había triunfado en el boxeo, Ngannou se volcó hacia las artes marciales mixtas por el consejo de Ferdinan, el dueño del gimnasio donde se ejercitaba. Éste le comunicó que el dinero ya no estaba en el boxeo, sino en esta nueva disciplina. Dada la circunstancia, el africano dio los primeros pasos en el deporte en noviembre de 2013.

Debutó y venció en menos de dos minutos

Los primeros combates del africano eran dispuestos en dos asaltos pero poco menos de dos minutos le sobraron para vencer a Rachid Benzina de Francia con una llave de brazo. Ése fue su debut profesional y sus actuaciones comenzaron a impresionar tanto que fue llamado para promocionar los combates poco tiempo después.

Una bestia

El debut de El Depredador en la UFC se produjo en diciembre del 2015 cuando acabó con el brasileño Luis Henrique en Orlando, Florida, Estados Unidos. Sólo ha cosechado victorias desde aquella velada en la categoría y es uno de los máximos exponentes a hacerse del título de los pesados.

Su única caída, no fue por UFC

El único que pudo vencer a Ngannou en una lucha fue el francés Zoumana Cissé. Por ese entonces ostentaba 7 victorias en la misma cantidad de presentaciones, mientras que el africano iba por su segunda pelea como profesional. En un combate donde ambos fallaron varios golpes, el francés acabó victorioso por decisión unánime del jurado.

El hobby que se convirtió en trabajo

El sueño de cualquier ser humano es que aquello que realizan por gusto en sus tiempos libres y por elección propia pueda ser aquello por lo cual se le pague como trabajo. Ello ocurrió con Ngannou quien sorprendió al revelar: “Comencé a luchar en la MMA como un hobby y me entusiasmé por saber que puedo vencer a los rivales que me proponga“.

Quiere ser una inspiración para el resto

Así como la película 300 lo marcó de por vida, el africano espera poder representar algo tan grande que pueda inspirar a los demás, sobre todo a su familia: “Quiero ser la película que inspire a mi familia“. Ello va en concordancia con el elogio de ser una “estrella de rock” como lo había calificado el presidente de la UFC.

La pelea que alteró a su familia

Jan 28, 2017; Denver, CO, USA; Andrei Arlovski (red gloves) competes against Francis Ngannou (blue gloves) during UFC Fight Night at the Pepsi Center. Mandatory Credit: Ron Chenoy-USA TODAY Sports
Jan 28, 2017; Denver, CO, USA; Andrei Arlovski (red gloves) competes against Francis Ngannou (blue gloves) during UFC Fight Night at the Pepsi Center. Mandatory Credit: Ron Chenoy-USA TODAY Sports

En numerosos casos, la vida profesional se mezcla con la privada y los atletas priorizan su trabajo por el simple hecho de que sino lo pueden perder o dicha oportunidad no se presentará nuevamente. Su combate contra Andrei Arlovski le privó la chance de viajar a Camerún para pasar las fiestas con su familia. Eso sí, lo venció en 1 minuto y 32 segundos.

Totalmente consciente de lo que ha logrado

El luchador africano es consciente de lo que ha logrado pero mucho más del lugar de donde proviene. “He trabajado mucho para llegar a donde estoy, pero sé que hay tantos otros que nunca serán tan afortunados como yo, que nunca podrán llegar tan lejos” reflexionó. Además de la suerte, la constancia y ganas internas que ha demostrado fueron la clave en su vida.

Durmió a un rival

Como se suele decir en la jerga de las artes marciales mixtas, Francis acabó con un KO a su retador Alstair Overeem a comienzos de diciembre de 2017. Un gancho con su puño izquierdo conectó en el mentón del holandés que cayó totalmente desplomado en la jaula. Un nocaut brutal.

¿Qué es el éxito?

Para esta pregunta hay diferentes respuestas y al ser una cuestión absolutamente subjetiva, ésta varía dependiendo de la persona. Para muchos será el ser reconocido o tener dinero, pero para Ngannou es otra: “El éxito para mí seria un éxito para mi familia y ahora estoy obsesionado con eso“. ¿No lo ha alcanzado aún?

Sus próximos rivales

Quien quiere convertirse en el primer africano en ser campeón de la UFC ya tiene la mira en varios competidores quienes serán los que enfrente en un corto período. “Tengo tres o cuatro meses de tiempo para mi próxima pelea y creo que Cain Velásquez estará listo en ese período.” sentenció. Y agregó estar pensando en Fabricio Werdum o Stipe Miocic.