El Drama De La Medallista Olímpica Que Sufre Una Enfermedad Indecifrable Y Ha Pedido Morir

En ocasiones, el mundo del deporte nos presenta realidades tan duras que nos hace estremecer. La historia de Marieke Vervoort, la belga que practica diferentes disciplinas en la categoría paralímpica –con discapacidades– atraviesa un calvario.

49 Atleta Discapacitada 01.jpg

Quien fue medalla de plata en los Juegos de Río de Janeiro 2016 en los 400 metros planos en silla de rueda impactó al mundo al declarar: “No quiero sufrir más, quiero la eutanasia

¿Cuál es su condición?

49 Atleta Discapacitada 1.jpg

Marieke Vervoort está encarando a sus 38 años una tetraplejia progresiva que la comenzó a aquejar desde cuando era adolescente. Esta enfermedad ha ido calando hondo en su día a día y evitándole poder hacer más movimientos a medida que se apoderaba de ella. A tal punto que en la actualidad apenas puede comer.

Los comienzos del calvario

49 Atleta Discapacitada 2.jpg

Todo este cuento de terror comenzó cuando la atleta era adolescente. Marieke inició a sentir dolor en sus extremidades inferiores y fue allí que tras unos estudios se reveló que sufría de infecciones en el tendón de Aquiles. La primera consecuencia de la enfermedad fue la de obligarla a caminar en puntas de pie. Y fue desarrollándose.

La distracción de los Juegos Olímpicos

49 Atleta Discapacitada 3.jpg

El evento paralímpico celebrado en Río de Janeiro en 2016 le permitió a la belga tener un objetivo cercano e importante, para no continuar pensando en su condición. En la previa, reveló: “Espero acabar mi carrera con un podio. Comienzo a pensar en la eutanasia“. De aquella manera, lo único que la separaba de la muerte era el deporte.

Medalla de plata

49 Atleta Discapacitada 4.jpg

A pesar de estar atravesando una situación crítica en lo emocional, Vervoort pudo asimilar las complejidades y afrontar de la manera más profesional su trabajo. Compitió en la categoría T52 de 400 metros. Al vencer manifestó: “Aún no es tiempo de mi muerte. Cuando los días malos sean más que los buenos tomaré la decisión“.

¿Contra quien compitió?

49 Atleta Discapacitada 5.jpg

El T52 en la disciplina que disputó detalla el tipo de discapacidad de la que sufre la persona y la belga calificó como “discapacidad en la médula espinal. Mientras que la T es la referencia a Track, que en español significa Pista. Otros atletas de la disciplina fueron clasificados en: Amputados, discapacidades visuales, parálisis cerebral o enanismo.

Luego de los Juegos

49 Atleta Discapacitada 6.jpg

El espíritu deportivo y todo lo que conlleva prepararse y participar de un Juego Paralímpico desplazó la enfermedad de su cabeza. Como también el lauro obtenido fue un bálsamo en una tormenta inmensa que la despojaba de lo más preciado, su vida. Fue a los dos meses de acabar los Juegos que pareció tener más fuerzas al declarar: “Cuando sea el momento, será“.

¿Cómo se originó la enfermedad?

49 Atleta Discapacitada 7.jpg

La situación inicial de aquellos dolores de tobillo desde cuando era adolescente son aún un misterio para los médicos. Algunos estiman que la extraña degeneración pudo haberse desencadenado por un problema en la quinta y sexta vértebra de la columna. De ahí que necesitó usar muletas y acabó en silla de ruedas.

Su situación empeoró

49 Atleta Discapacitada 8.jpg

La nacida en Diest está actualmente paralizada desde sus pechos hacia abajo y ha perdido parte de la visión. Sumado a ello, sufre espasmos por el dolor y ha declarado no poder dormir por más de cuatro horas seguidas. Además, está teniendo graves problemas para poder alimentarse. La enfermedad ha ido avanzando…

Ya he terminado

49 Atleta Discapacitada 9.jpg

Ella está siendo constantemente acompañada por diferentes profesionales de la salud. Un neurólogo pasó la noche con ella cuando los espasmos en su cuerpo no cesaban. Veervort reveló tras aquel episodio: “Él dijo que no era un ataque epiléptico, sino solo el cuerpo que gritaba: ´Tengo tanto dolor. Ya he terminado´

Medallista de Oro

49 Atleta Discapacitada 10.jpg

La presea que consiguió en Río de Janeiro 2016 no era la única que tenía en su haber. Veervort ya había cosechado dos medallas en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Allí ganó dos medallas, una de oro y otra de plata. Así como también en 2015 alcanzó el primer puesto en el Mundial de Atletismo del Comité Paralímpico Internacional en Doha.

Casi no ve

49 Atleta Discapacitada 11.jpg

Además del neurólogo, la atleta ha consultado con un oculista para que le examine el sentido de la visión. Tras las pruebas, el especialista le calificó la vista en dos sobre diez en un ojo y el otro sólo uno sobre diez. Y manifestó lo que éste le declaró que “no había nada que pudiera hacer porque el problema venía del cerebro“.

¿No tiene salvación?

49 Atleta Discapacitada 12.jpg

La dramática situación por la que atraviesa la campeona del mundo es que, no sólo que no hay una salida que sea encontrada por los especialistas, sino que la enfermedad degenerativa continúa devorando sus piernas. Para peor, afirmó: “En analgésico ya no me hace nada“. Sin una cura, y peor sin un bálsamo de alivio, las salidas son pocas.

El golpe del año 2000

49 Atleta Discapacitada 13.jpg

La belga era consciente de la situación que atravesaba pero su temor más grande era el de acabar en una silla de ruedas, hecho que sucedió. “En 2000 no pude hacerlo más, aunque todavía podía usar mi estómago y mis músculos de la espalda“. Y agregó: “La función de mis dedos está bajando“, hecho que de a poco la marginó del deporte.

Reacción a los tratamientos

49 Atleta Discapacitada 14.jpg

Si bien la campeona mundial ya ha atravesado por cientos de tratamientos que intentaron revertir el efecto de una enfermedad indecifrable, parece haber desarrollado una capa inmune a los antídotos. “Me han puesto tantas inyecciones que todo está roto y duro. A veces el líquido entra y vuelve directamente” explicó.

Un año de altibajos

49 Atleta Discapacitada 15.jpg

El 2008 fue una temporada muy complicada para asimilar mentalmente en Veervort. Comenzó plagada de éxitos al ser campeona mundial de triatlón y hasta participó de un IronMan-la exigente prueba de ciclismo, natación y caminata-. Aunque fue el mismo año en el que finalmente la enfermedad le provocó quedar en silla de ruedas.

La eutanasia

49 Atleta Discapacitada 16.jpeg

La eutanasia es provocar intencionalmente la muerte de una persona que atraviesa una enfermedad incurable con el objetivo de que ésta deje de sufrir. Veervort ya ha estudiado sobre el tema y desde 2012 que este proceso es legal en Bélgica. Para ello, no sólo el paciente, sino los médicos deberán firmar los documentos que avalan la situación.

El deporte es lo único que me mantiene con vida”

49 Atleta Discapacitada 17.jpg

Esta dura declaración es la que lanzó la atleta antes de comenzar la cita olímpica de Río 2016. Sin embargo, esas ganas que le genera el deporte de seguir compitiendo, es la misma que le obligó a abandonar su carrera en poco tiempo, algo como un arma de doble filo. Ello fue un hecho más positivo que negativo sino, quién sabe la decisión que ya habría tomado sin el deporte.

Fue moldeándose

49 Atleta Discapacitada 18.jpg

Su amor por el deporte es tan grande que siempre fue intentando buscarle la vuelta a las dificultades que estos le presentaban debido a su condición. Cuando finalmente se quedó en silla de ruedas, comenzó a practicar Blokart, una modalidad de carrovelismo en el cual no se impulsa con los pies, sino con las manos.

Récord Paralímpica

49 Atleta Discapacitada 19.jpg

Su paso por el deporte la recordará por siempre como una atleta que ha dejado huella y que no es que ha pasado sin pena ni gloria. Algunas de sus marcas son la de obtener la medalla de oro en los 100 metros. Medalla de plata en los 200 y 400 metros en Londres. Así como también rompió los récords en Doha en 400, 800, 1500 y 5000 metros.

La importancia del deporte

49 Atleta Discapacitada 20.jpg

De aquella joven que mostraba su sonrisa de oreja a oreja al recibir la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 ya poco queda. Al no poder desarrollarse más en el deporte por las complicaciones físicas, éste sólo ha logrado dejar para más tarde, el crudo final que hoy es presente y realidad en la vida de Marieke Veevoort.