El Día En El Que Michael Jordan Fue El Peor Basquetbolista

Todo lo que se le conoce a Michael Jordan está ligado a las grandes actuaciones, memorables volcadas y cantidad inmensa de puntos anotados en un juego o durante alguna temporada pero poco se habla de aquella noche fatídica en lo que el mágico no pudo desplegar el juego que acostumbraba.

Recuerda aquella velada en la cual MJ nunca quiere recordar ni sabrá qué es lo que le pasó para haber hecho tan mal las cosas. ¿Lo recuerdas?

Panorama

Corría el año 1990 y el Juego de las Estrellas de la NBA presentaba una nueva noche épica para todos los presentes pero que sería un punto negro en la gloriosa carrera de Michael Jordan. Quienes conocen de cerca al nacido en Brooklyn, Nueva York, reconocen que aún en la actualidad, dicho evento es recordado por él.

Integra el Salón de la Fama

Aún aquellos que no han visto un partido de basquetbol completo en su vida, saben quien es y pueden reconocer en una foto al mítico Michael Jordan. Los especialistas lo reconocen como el mejor basquetbolista de todos los tiempos debido a que durante sus 15 temporadas en la liga estadounidense, alcanzó seis títulos1991, 1992, 1993, 1996, 1997 y 1998.

Participó en 14 All-Star Game

El llamado Juego de las Estrellas que se desarrolla por fuera de la temporada de la NBA reúne a los mejores jugadores de la última temporada. Fue allí que dio el presente MJ en 14 oportunidades. En esas ocasiones, en cinco de ellas fue elegido como MVP -Most Valuable Player o Jugador más valioso- en los años 1988, 1991, 1992, 1996 y 1998.

Reconocimientos variados

Además de los lauros individuales, también consiguió varios títulos colectivos. De esos resaltan las dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos. Uno en Los Ángeles 1984 y el otro en Barcelona 1992. Fue durante esos años que su andar arrollador a nivel mundial despertó el asombro de muchos y comenzó a llamarse al seleccionado estadounidense como el Dream TeamEquipo de los sueños-.

Demostró ser humano

A pesar de que la gran mayoría del entorno del básquetbol lo tildaba de extraterrestre por lo que realizaba dentro de la pista, demostró ser mortal y poder equivocarse en aquel fatídico evento en el que todos los basquetbolistas se lucen. Todos, salvo él, que en 1990 tomó las peores decisiones de su vida dentro de una cancha en el All-Star Game-Juego de las Estrellas-.

Concurso de triples de 1990

Jordan había ganado en dos veces consecutivas la competencia de volcadas de los años 1987 y 1988 del Juego de las Estrellas en donde también había sido elegido MVP. Pero como una estrella de su calibre siempre va por más, se inscribió en el concurso de triples en el que compitió junto a Larry Bird de los Boston Celtics, Reggie Miller de los Indiana Pacers, Craig Hodges de Chicago Bulls, Craig Ehlo de Cleveland Cavaliers, Bobby Hansen de Utah Jazz, Jon Sundvold de Miami Heat y Mark Price de los Cavaliers.

Un punto negro en su repertorio

Entre las tantas marcas que tiene en su haber Su Majestad que casi dos o tres décadas a posterior de haberlas consumado no han sido batidas, se encuentra la de los lanzamientos de tres puntos. Este fue un rubro en el que el Escolta nunca supo destacarse pero claro, como hacía tan bien su trabajo por fuera de ese campo, pasaba desapercibido.

Estadísticas negativas

Son 7,24 metros los que separan al aro de la línea de tres puntos y es donde Jordan menos cómodo se sentía. Su mejor porcentaje fue en la temporada 95/96 donde llegó a un 42.7% de efectividad, pero en la generalidad de su etapa como profesional, siempre estuvo por debajo de los 37.5%. Un porcentaje bastante flojo para la inmensidad de su figura.

¿Qué ocurrió aquella noche?

La competencia se basaba en encestar la mayor cantidad de balones de las 30 oportunidades que se le daban y estaban divididos en 5 carros ubicados en diferentes zonas de la cancha. Se ve que Jordan se puso la vara muy alta en aquella oportunidad ya que sólo anotó 5 de los tiros, es decir un 16.6% de los posibles. Tétrico.

Pensó que podía lograrlo

Quien había salido de la universidad de Carolina del norte quiso demostrar que su grandeza y nivel de juego podía acaparar cualquier faceta del evento y por ello se animó a competir desde la línea de tres puntos. Con la 23 en la espalda acabó decepcionando a todos los presentes y protagonizando un papelón histórico aquella noche.

La peor marca en la actualidad

February 24, 1997: Michael Jordan of the Chicago Bulls.***** NORTH & SOUTH AMERICA SALES ONLY —– NORTH & SOUTH AMERICA SALES ONLY *****
February 24, 1997: Michael Jordan of the Chicago Bulls.***** NORTH & SOUTH AMERICA SALES ONLY —– NORTH & SOUTH AMERICA SALES ONLY *****

Todos conocen las marcas positivas de Jordan, es el mayor promedio de puntos por partido en toda su carrera, alzó diez títulos como máximo anotador, fue nombrado en el mejor quinteto de la NBA en diez oportunidades y demás. Pero pocos saben de que aquella marca de haber anotado 5 tiros desde los 3 puntos de los 30 posibles es aún la peor que se dio en la historia del torneo. La peor marca de la historia.

Brilló en la Universidad

Cuando representó a los Tar Heels, el equipo de básquetbol universitario de Carolina del Norte, los guió hacia el título de la NCAA-National Collegiate Athletic Association- en el año 1982. Allí comenzó su carrera hacia el estrellato que nunca frenó. Junto a Sam Perkins y James Worthy dejó su huella a nivel universitario.

Adiós universidad, Hola NBA

Los Chicago Bulls le dieron la bienvenida a la NBA luego de que ganara el All-American-encuentro en donde se miden a los mejores basquetbolistas de las universidades- en las temporadas 82/83 y 83/84. Fue en el Draft-proceso de selección de jugadores- del año 1984 que los Bulls lo eligieron en la tercera colocación para hacerse de sus servicios.

La historia de los pantalones largos

Los jugadores de básquetbol utilizan pantalones cortos, pero los de Jordan eran particularmente más largos que los de los demás. Esto tenía que ver con un particularidad que, quien es considerado como el mejor de todos los tiempos comenzó a implementar y muchos colegas adoptaron como propia, una cábala.

Dos prendas de pantalones

Es que Jordan se sintió tan a gusto y en buen rendimiento en su etapa de universitario que provocó que quisiera utilizar sus pantalones de los Tar Heels de Carolina del Norte, por debajo de los pantalones cortos que correspondían a su nuevo equipo, los Chicago Bulls. En más de una ocasión se lo vio con dicha prenda.

Intentó ocultar la cábala

Jordan hizo todo lo posible para que su cábala no saliera a la luz pero no logró que las cámaras lo fotografiaran con ese ítem mágico que vestía. Uno de los intentos para ocultarlo es que comenzó a utilizar pantalones más largo de lo normal, de ahí que se comenzaron a usar ese tipo de prendas más a menudo. Uno de los primeros en imitarlo fue su ladero Scotie Pippen.

Cambió la moda en el deporte

Ya la NBA ha cambiado, gracias a Jordan, los pantalones de los jugadores que son menos cortos que antes. Pero esta tendencia en la indumentaria de los atletas se esparció hacia otras deportes. El fútbol y el handball también adoptaron el estilo del básquetbol. Y todo por una simple cábala que vaya que le dio resultado a MJ.

Su vida condicionó su profesionalismo

Desde que comenzó a ser profesional en el año 1984 cuando fue seleccionado por los Chicago Bulls, continuó su carrera hasta julio de 1993 cuando un drama familiar le hizo pasar por su primer retiro. Su padre, James Jordan, fue asesinado y hallado en un riachuelo de Carolina del Norte. El motivo de la muerte nunca se supo aunque hubo dos corrientes, una que apuntaba a que fue como venganza de la adicción a las apuestas y otra que fue por resistirse al robo de su vehículo.

Cambió al béisbol por su padre

Así como perdió la inspiración de ser basquetbolista tras el fallecimiento de su progenitor, Jordan inició su camino en el béisbol manifestando que lo haría en homenaje a James, que era fanático de dicho deporte. Los Birmingham Barons ficharon al ex basquetbolista donde apenas jugó un par de años sin dejar una huella importante en la disciplina.

No le gusta llamar la atención

En el último Juego de las Estrellas que organizó el básquetbol de los Estados Unidos, el del año 2018 en el que el Team LeBron venció al Team Curry, Jordan se hizo presente pero no entre todas las celebridades del espectáculo o del deporte sino alejado de los focos. Junto a varios miembros de su familia, llegó a minutos de comenzar el encuentro y se fue primero que todos. Perfil bajo como siempre.

Tenía un seudónimo

Cuando comenzó a jugar en la Laney High School en 1978, el entrenador optó por Leroy Smith, un compañero de Michael Jordan. Este sobrenombre ficticio es el mismo que utilizó MJ a lo largo de los años al momento de reservar habitaciones para hoteles. Utilizaba ese nombre que era de quien había sido elegido por sobre él en la elección del equipo a fines de los 70´.

Le robaron su casaca

Si bien siempre vistió la remera con el número 23, ha lucido el 45 tras su primer retiro ya que su casaca previa había sido retirada. Increíblemente en una sólo oportunidad visitó la número 12. Ésta fue cuando el 14 de febrero de 1990 y en un partido en Orlando le fue sustraída su remera del vestuario. Debido a ello, se calzó la 12 sin nombre.

Batalla de marcas

La marca deportiva favorita de Jordan era Adidas, sus zapatillas en los comienzos eran de la marca alemana, pero luego de malos resultados, se cambió a Nike. La fábrica estadounidense le creó su propio calzado, las Air Jordan. Estas se convirtieron en el calzado que ha vendido más de 6 mil millones de unidades.

Multado por la NBA

Las famosas Air Jordan que se lanzaron en un inicio eran rojas y negras, hecho que era contraproducente para las leyes de la NBA que exigía que no se podían vestir calzados de color negro. La entidad comenzó a multar a Jordan por mil dólares por partido, luego ascendieron a 3 y 5 mil por encuentro. La marca Nike pagaba las multas y los calzados se hacían cada vez más famosos por la confrontación.

Un mal que le vino bastante bien

Durante la segunda temporada que disputó en el año 1985/86, Jordan apenas jugó 18 cotejos en la fase regular. El hecho de que se lesionara en el pie lo privó de seguir creciendo como profesional pero le sirvió para dedicarse en otra área. Al mismo tiempo que realizó la rehabilitación, terminó la carrera de geografía.

Aquella fatídica noche fue camuflada por otro evento

La misma noche del torneo de triples en los que Jordan anota sólo cinco puntos, otro gran deportista estadounidense, Mike Tyson, pierde un combate contra Buster Douglas. Quien es considerado uno de los mejores boxeadores del mundo cayó en Tokyo por nocaut aquella noche y tapó el mal desempeño de MJ.

El juego de la fiebre

The Chicago Bulls’ Michael Jordan collapses in the arms of teammate Scottie Pippen, right, at the end of Game 5 of the NBA Finals with the Utah Jazz Wednesday, June 11, 1997, in Salt Lake City. Jordan, fighting flu symptoms, scored 38 points as the Bulls beat the Jazz 90-88 to take a 3-2 lead in the series. (AP Photo/Susan Ragan) ORG XMIT: SLCC123
The Chicago Bulls’ Michael Jordan collapses in the arms of teammate Scottie Pippen, right, at the end of Game 5 of the NBA Finals with the Utah Jazz Wednesday, June 11, 1997, in Salt Lake City. Jordan, fighting flu symptoms, scored 38 points as the Bulls beat the Jazz 90-88 to take a 3-2 lead in the series. (AP Photo/Susan Ragan) ORG XMIT: SLCC123

En 1997, su equipo Chicago y Utah disputaban la final de la NBA. Lo más recordado de aquel cotejo es que Jordan se dispuso a jugar con fiebre y anotó 38 unidades. Los Bulls vencieron y MJ debió salir del campo sujetado por Scottie Pippen. Luego declaró: “Es lo más difícil que he hecho jamás“. Dicho encuentro fue denominado “The Flu Game” –El juego de la fiebre-.

¿Qué motivó su segundo retiro?

El primero de los retiros se vio influenciado por el mal momento personal que atravesaba debido al asesinato de su padre, mientras que el segundo fue estrictamente deportivo. El entrenador de Chicago Phil Jackson deja su cargo y Scottie Pippen, su amigo, pide una transferencia. Ello llevó a dejar el básquetbol otra vez.

Su peor partido oficial

El 27 de diciembre de 2001 y ya cuando se había hecho cargo de los Washington Wizards, Jordan también participó de la plantilla y anotó 6 puntos 2/10 en tiros de campo ante Indiana Pacers. Con esa inexplicable como negativa actuación acabó con una racha de 866 partidos seguidos anotando al menos 10 puntos.

¿Karma?

Al rival que más veces le anotó la leyenda del básquetbol fue a los Portland, quien fue el equipo que no lo escogió en el draft cuando comenzaba su periplo por la NBA. Promedió unos 34,4 puntos en 22 encuentros contra ellos. En contraposición, a quien menos le marcó fue a Chicago, donde sólo promedió 16,2 puntos cuando representaba a los Wizards.

Divorcio millonario

Juanita fue la esposa de Jordan desde 1989 y con quien convivió por más de una década. Su amor duró hasta el 2007 cuando decidieron divorciarse. Esta separación se convirtió en una de las más multimillonarias que haya existido. Ella se llevó 168 millones de dólares cuando separaron los bienes matrimoniales.

Excelso en la cancha, terrible por fuera

25 Michael Jordan 34

Michael se transformó en el peor propietario en la historia de la NBA luego de que sus Charlotte Bobcats, actualmente Hornets, ganaran 7 de sus 66 partidos disputados. Definitivamente no les pudo transmitir su conocimiento del deporte porque sólo alcanzaron un 10,6% de victorias.

Su figura es tan grande que se extraña

Así como a metros del United Center de Chicago hay una estatua suya de bronce que tiene una leyenda que indica “El mejor que ha habido. El mejor que habrá“, los amantes del básquetbol siguen soñando con su figura. De hecho, en el 2013, cuando tenía 50 años se filtró la posibilidad de que dispute un partido más, pero nunca se concretó.

Inversión desperdiciada

En junio del 2006, Jordan invirtió unos 7,8 a 15 millones de euros para asumir como jefe de operaciones de los Bobcats de Charlotte, el mismo rol que había cumplido anteriormente en los Washington Wizards. Durante ese tiempo, los Bobcats alcanzaron el peor porcentaje de victorias de la NBA que le pertenecía a los Filadelfia Sixers de principios de los años 70´.

Mala elección

Otra de las malas decisiones que tomó Jordan por fuera de la cancha fue la de elegir a Kwame Brown mientras estaba en los Wizards. El pívot fue elegido como número uno en el draft y fue un total desacierto. El joven no rindió y otras franquicias se llevaron en la misma elección a Pau Gasol, Jason Richardson y Tyson Chandler.

¿Falta de atención?

Durante su período como directivo en Charlotte, los medios de comunicación se hicieron eco de las quejas de los simpatizantes de la franquicia. Se le reclamaba a Jordan que pasaba más tiempo en su casa en Chicago, de su marca deportiva o viendo los partidos universitarios de sus hijos que encargándose de su equipo de básquetbol.

Presión extra-deportiva

Actualmente se habla de la fuerza que puede provocar Lionel Messi para las convocatorias a la selección argentina o de Cristiano Ronaldo y sus amigos que llegan al Real Madrid. Pero en el básquetbol también existió ello. Se sabe que Jordan y Pippen han provocado mucha presión interna para que Isiah Thomas se quedara fuera del seleccionado estadounidense de los Juegos de Barcelona 1992.

Su pelea con Reggie Miller

Miller era un triplero por excelencia y fue uno de los rivales más duros a los que Michael le costó sobrepasar. Ellos dos solían jugar al límite de sus posibilidades y se podía notar entre ellos cierta rivalidad personal dentro de los límites de juego. Es recordada su trifulca en el año 1993 cuando representaban a Chicago y a Indiana.

Dominador en todos los campos

Fue Shaquille O´Neal quien reveló el poder que tenía Jordan por sobre los demás jugadores del campo. Comentó el episodio que vivió contra Nick Anderson. “Voy a dribble arte por entre mis piernas dos veces, voy a amagar el tiro y luego tirar con salto. Y luego te voy a mirar” describió Shaq. “Y fue exactamente lo que hizo” concluyó.

A ciegas

Durante el partido contra Denver Nuggets que Jordan disputó el 23 de noviembre de 1991, se divirtió con Dikembe Mutombo mientras estaba por cobrar un tiro libre. Sus palabras fueron: “Eu, Mutombo, éste es para vos“. Lanzó con los ojos cerrados, encestó y miró a su colega con una sonrisa de oreja a oreja en su cara.