Cristiano Ronaldo no pasó la prueba?

Una marca que patrocina a Cristiano Ronaldo lo hizo presentarse a una prueba de habilidad pura con la misión de derribar a un drone de un remate suyo. La misma prueba había sido superada por Lionel Messi y Luis Suárez hace unos días atrás.

El mundo del fútbol y los futbolistas se prestan cada vez más a este tipo de desafíos que al ser tan elocuentes y llamativos dan la vuelta al mundo con la marca que lleva a cabo la promoción. En este caso, una de las figuras que más y mejor explota su imagen, Cristiano Ronaldo, hizo lo propio con un gran patrocinador suyo. Un sitio de juego de póker online lo puso cara a cara con dos drones con el objetivo de que el atacante del Real Madrid pudiera o no derribarlos con remates a corta y media distancia.

El portugués no viene pasando su mejor momento en el Real Madrid donde fue abucheado por la afición madridista el último fin de semana. La causa son los malos resultados y la reciente eliminación de la Copa del Rey a manos del Celta de Vigo. Es por ello que este desafío le vino bien al ánimo de Ronaldo para por lo menos distraerse del caldeado ambiente que hay en la Casa Blanca. En el primer intento, el luso no pudo acertarle al robot pero en los dos remates siguientes y de forma consecutiva logró derribar a los dos objetivos y completar el desafío que se le había presentado. Algo que sólo los talentosos pueden lograr.

El desafío de Messi y Suárez

Los dos delanteros del Barcelona fueron invitados por una empresa japonesa para un desafío similar al de Cristiano Ronaldo. En el caso de Messi y Suárez, ambos debían derribar a un drone que estaba manejado por el campeón mundial de carreras de drones, Toru Takahashi.

El japonés de 42 años se mostró muy seguro de que los sudamericanos no iban a poder derribar su nave. El desafío constaba de un tiempo límite de sesenta segundos para lograr su objetivo. Tanto el argentino como el uruguayo idearon una estrategia para poder vencer a Takahashi. Para mi vos tenes que tirarle a un palo y yo al otro” le comentó Suárez a Lío, a lo que el “10” respondió: “Le pegamos doble“.

Finalmente y cerca de cumplirse el minuto, el delantero ex Liverpool acertó con su remate. Le dio al robot cuando sólo restaban siete segundos para fallar la prueba, para sorpresa del japonés y lo dejó colgando de la red protectora.