Camino A La Nostalgia: Futbolistas De Otros Tiempos

El fútbol es el deporte que mueve la pasión del público desde hace cientos de años, sin embargo los principales protagonistas de esta conexión entre los simpatizantes y el juego son los jugadores, un elemento vital de este deporte.

Los fanáticos recordarán goles, gambetas y jugadas inolvidables protagonizadas por su máxima figura o referente pero son pocos los que han logrado llegar a la élite de todos los futbolistas. Aquí te enseñamos quienes son esos históricos y por qué se los recuerda. Estás preparado para un viaje a la nostalgia?

El dios del fútbol

Para la gran mayoría del mundo futbolero, Diego Armando Maradona es el mejor jugador de todos los tiempos. Como logro máximo, alcanzó la Copa del Mundo de México 1986 donde guió a la Argentina a su último título relevante. Fue el mismo certamen en el que fue autor del que es considerado el mejor gol de la historia, cuando esquivó a cinco ingleses iniciando en la mitad de cancha. El hombre es una leyenda.

O Rei

El brasileño Pelé fue el mejor en una época posterior a la de Maradona y allí es donde comienzan las discusiones en cual de todos los futbolistas es mejor que otro. Quizás lo más razonable sea indicar en qué tiempos brilló cada uno. El período de Edson Arantes do Nascimento fue a fines de los 50´ hasta principio de los 70´ donde conquistó tres Mundiales. Sigue siendo un faro en la historia del fútbol.

Estrella alemana

El Kaiser tenía una cabeza superior a los demás futbolistas que le permitía ver más allá del juego en sí y pensar la mejor decisión, lo que le daba un salto de calidad increíble. Franz Beckenbauer era líbero y se cansó de alzar títulos -13 en la misma cantidad de años- con el Bayern de Múnich que en la actualidad es un elenco poderoso pero en aquella época sólo había alzado dos lauros.

Sinónimo de gol

El chileno Iván Zamorano era una máquina de marcar goles y ello lo trasladó a los primeros planos del planeta del fútbol. Era capaz de anotar de cualquier forma, desde fuera del área, en el juego aéreo y también como típico delantero centro. Alcanzó el pico de su rendimiento en 1992 cuando arribó al Real Madrid. Allí Zamorano tendría a Luis Enrique, entrenador de España, como su compañero de equipo.

Mucho pelo y demasiado fútbol

El Pibe Carlos Valderrama se apoderó del Balón de Oro en dos ocasiones, un gran mérito al no haber representado a ningún elenco de los considerados poderosos de Europa. Esto es algo que no vemos en la actual era del fútbol. Donde más brilló fue con la selección colombiana, allí jugó 111 encuentros internacionales y anotó 11 goles. Su mayor virtud era la de conectar los medios con los delanteros a través de asistencias memorables.

El mejor portero de los 90´

El gigante Peter Schmeichel fue una de las piezas fundamentales para que hoy consideremos al Manchester United como uno de los mejores equipos de la historia. La leyenda danesa fue contemporáneo al gran arquero alemán Oliver Kahn. Lo único que le faltó al nacido en Gladsaxe fue un Mundial con su seleccionado. Además, fue incluido en la lista de FIFA 100 donde se enumeraron a los mejores futbolistas vivos en actividad o retirados.

Goles son amores

Otro de los que consiguió cambiar goles por fanatismo fue Emilio Butragueño. Desde su debut el 5 de febrero de 1984 en el Real Madrid que se presentó como un ser diferente, anotó dos tantos y asistió en el tercero. Sus 12 años en el merengue le hicieron acreedor de 2 copas UEFA, 6 ligas, 2 copas del rey, 1 copa de la liga y 4 supercopas de España. En el Real Madrid es uno de los goleadores históricos.

Estrella mexicana en España

En la década de los 80´, Hugo Sánchez logró ganarse un nombre en el fútbol a base de goles. Su etapa en el Atlético de Madrid fue increíble, marcó 54 goles en 111 partidos. Se despidió del Colchonero con el lauro de pichichi en la temporada 84/85 y profundizó su virtud, 208 tantos en 282 cotejos con el Real Madrid. Un monstruo que además fue adoptado de México, hecho difícil por aquel entonces.

Personalidad, polémica y gol

Que a Éric Cantona se le ha ido de las manos su temperamento dentro de los campos de fútbol no es ninguna noticia. Sus problemas de conducta llevaron a que en 1995 cuando representaba al Manchester United, le lanzara una patada voladora a un aficionado del Crystal Palace que lo increpaba. Si se deja de lado dicho carácter, el francés era un futbolista lleno de gol, calidad y con una mentalidad competitiva como pocos.

Todo un Sir

Bobby Charlton fue de aquellos futbolistas totalmente identificados con un único club, el Manchester United. Los 754 partidos representando a los Red Devils serán imposibles de igualar como también su labor allí que se ve reflejado en los cinco títulos que consiguió. Sir Charlton es considerado como uno de los pilares fundamentales del poderoso Manchester. Su trayectoria le valió el Balón de Oro en el año 1966, como también es reconocido como el mejor futbolista inglés de todos los tiempos.

Estandarte italiano

Tanto a nivel clubes como a escalafón nacional, Roberto Baggio ha deslumbrado con su talento en los 90´. Es recordado por ser un líder nato, ya sea en la selección de Italia donde representaba totalmente lo opuesto al cerrojo defensivo Catenaccio como también en la Juventus, Milan e Inter. En esos clubes anotó 151 goles en 326 cotejos.Su logro máximo fue el de haber llegado al segundo puesto en el mundial de Estados Unidos 1994.

Letal

De la época moderna no es el Ronaldo más conocido tras la aparición del portugués Cristiano, pero sin dudas que el brasileño Ronaldo Nazario se describe con una palabra, letal. Él sí que infundía temor en las defensas rivales a la hora de marcarlo. Era imparable. Así lo reflejó con sus 104 tantos en 177 partidos en el Madrid y sus dos Mundiales -Estados Unidos 1994 y Corea-Japón 2002-. Ronaldo era una topadora que te atravesaba si era necesario con tal de llegar al gol.

Goleador eterno

El haber marcado como mínimo un gol en todos los certámenes que Jurgen Klinsmann disputó con la selección alemana desde 1988 a 1998 lo convirtieron en un emblema del seleccionado. Fue parte vital de la consagración en el mundial de Italia 1990 y Eurocopa 1996 de Inglaterra. En los siete torneos que participó, siempre se subió al podio.A excepción del Bayern Munich, siempre transitó equipos de no tanta valía como el Stuttgart, Tottenham y Sampdoria.

La Saeta Rubia

El respetado medio BBC de Inglaterra lo catalogó como el mejor jugador de todos los tiempos. Alfredo Di Stéfano es recordado por haber marcado goles en las cinco finales que disputó con el Real Madrid en las Copas de Europa de 1956 a 1960. Fue galardonado con el Balón de Oro en el año 1957 y 1959. 396 partidos en Madrid y 307 anotaciones describen lo importante que fue para la Casa Blanca.

El octavo rey

Cuando un futbolista traspasa el cariño que le tienen sus simpatizantes hacia otros de diferente club, ésa es señal de un reconocimiento enorme a la trayectoria, eso fue Francesco Totti. El italiano sólo vistió la casaca de la Roma de Italia. Jugó 25 temporadas en su club que se desglosan en 785 partidos. Su logro máximo fue el de ser campeón del mundo con Italia en el Mundial 2006, o quizás más, conseguir el amor de todos los romanos.

Segundo goleador histórico inglés

Fines de los 80´ y principios de los 90´ fue el tiempo Gary Lineker en el fútbol. El delantero fue trascendental en el seleccionado inglés donde alcanzó su cima en el Mundial de México. A pesar de no alzar el título fue el goleador con 6 anotaciones. Jugó en el Barcelona, Everton, Tottenham Hotspur pero su marca la dejó con la selección de las tres tiras ya que es el segundo goleador histórico.

Cuestión de Mundiales

Zidane le ha brindado juego y calidad a todos los equipos que integró. Desde la Juventus, pasando por el Real Madrid y llegando al seleccionado francés, siempre se ha hecho cargo de la dinámica del partido. Se pico positivo de rendimiento fue en la Copa del Mundo de Francia 1998 donde campeonó y su negativo en el Mundial de Alemania 2006 donde fue expulsado por el famoso cabezazo. Su gol contra el Bayern Leverkusen en la final de la Champions League marca su estilo y calidad.

Más que un futbolista, una idea

En este listado no podía faltar Johan Cruyff, que más que un excelso futbolista, títulos o jugadas memorables, le ha regalado al fútbol una forma de jugar. Las ideas ofensivas y estéticamente bellas que desarrolló en el Ajax en los 70 las mantuvo a lo largo de su trayectoria. Brilló con Holanda en la época de la Naranja Mecánica a la vez que potenció al Barcelona de España donde es palabra sagrada.

El príncipe uruguayo

Enzo Francescoli dio su tarjeta de presentación en su primer torneo, el sudamericano sub 20 de 1981 con la selección uruguaya donde fue goleador y campeón. Alzó la Copa América de 1983, fue elegido como el mejor jugador del torneo y fue traspasado a River Plate. Es emblema del millonario por la conquista de la Copa Libertadores de 1996. Lo apodaron El Príncipe, por su increíble estilo elegante y clásico.

¿Blaugrana o Madridista?

Luis Figo es de los muchos futbolistas que ha brillado en el Barcelona -5 títulos- y en el Real Madrid -4 lauros-. El Balón de Oro que obtuvo en el año 2000 lo proclamó como el mejor de aquellos años en donde también fue reconocido al recibir el premio al Jugador Mundial de la FIFA. Fue un mediocampista interior con vocación ofensiva como pocos, como también quedó marcado por su traspaso del blaugrana al Madrid, donde aún lo tildan de pesetero.

Físico anti-futbolista

Ferenc Puskas era un futbolista que poco se parecía a los atletas que lo rodeaban. El atacante era “bajito y gordinflón” como lo señalan diarios de la época pero con una habilidad increíble. Una anécdota reza que: “le tiraron una pastilla de jabón y la enganchó con la zurda, la subió a la rodilla y ¡se puso a hacer malabares con ella!“. En la actualidad, el premio al mejor gol del año lleva su nombre.

Estrella fuera y dentro de la cancha

Los últimos adeptos al fútbol conocerán al francés Michel Platini en la plana dirigencial y como presidente de la UEFA pero él supo ser un virtuoso volante. Fue tres veces Balón de Oro y campeón de Europa en 1984. Su paso por la Juventus fue lo más glorioso de su carrera con la diez en la espalda. Lo que más se destacaba de él era su habilidad y una gran capacidad para marcar de tiro libre.

El líder del pueblo brasileño

Otro de los tantos jugadores brasileños que cayeron en la tentación fue Mané Garrincha, combinó el fútbol con su debilidad más marcada, la bebida. Logró como pocos entusiasmar al pueblo de Brasil en el mundial de Chile 1962 cuando Pelé no pudo brillar y en donde fue elegido como el mejor futbolista del torneo. Fue la razón de la pasión de millones de sudamericanos y por lo tanto se lo denominó como La alegría del pueblo.

Referente holandés

Para muchos, Marco Van Basten, fue el mejor goleador europeo de los 80´ y mediados de los 90´. Fue símbolo del Ajax que comenzó a ganarlo todo por ellas épocas y luego se unió al Milan italiano de Arrigo Sacchi. Gozaba de una elasticidad poco frecuente para sus 1.88 metros. Fue premiado con el Balón de Oro en tres ocasiones, y tras Johan Cruyff fue seleccionado como el mejor de todos los holandeses.

El “Best

El irlandés George Best pudo ser mucho más de lo que fue de no haberse dejado llevar por el alcohol. Fue ídolo en el Mancheser United en donde disputó 11 temporadas –en parte junto a Bobby Charlton y Denis Law– y dejó frases insólitas como: “Gasté un montón de dinero en coches, mujeres y alcohol. El resto simplemente lo malgasté“. Así vivió y falleció, abusando de la bebida y con una hemorragia interna en el hígado.

El Pelé Blanco

En los 70´ y 80´ el brasileño Zico era estrella de Brasil. Su relevancia fue tal que se le apodó el Pelé Blanco. Sus títulos se resumen al ámbito local ya que es el segundo jugador que más veces ha vestido la casaca del Flamengo. Allí alzó tres Brasileiraos, una Libertadores y una Intercontinental. Su marca en Brasil es notable, 52 goles en 72 partidos. Se destacaba por la capacidad para pasar el balón, sus regates, sus cobros de faltas y su definición de cara a portería. Completo.

El Torpedo

Hasta hace pocos años y previa irrupción de Lionel Messi el torpedo Gerd Muller era uno de los máximos goleadores europeos, se había hecho de todos los récords posibles. Sumó la Eurocopa de Bélgica en 1972 y fue goleador de dicha edición con 4 tantos. Jugó 15 años en el Bayern Munich y luego pasó por el fútbol de los Estados Unidos. Con 701 tantos es uno de los máximos 5 anotadores de toda la historia del fútbol.

Capitán italiano

Él es uno de los jugadores que en otros tiempos sólo representaban a una institución. Giuseppe Meazza, la leyenda italiana que defendió los colores y fue capitán del Inter durante toda su trayectoria. Fue campeón del mundo en la Copa de España 1982 donde jugó los dos últimos juegos de manera completa. Como marcaba la época, en donde permanecían en un mismo club, éste residió 13 temporadas en el Inter de Italia, de allí que luego el estadio lleva su nombre.

Magia brasilera

Habilidad, creador de lo impensado, mágico son algunos de los adjetivos que describen al volante brasileño Ronaldinho. Muchos sostienen que su fútbol y personalidad fue la pieza fundamental del inicio del Barcelona arrollador de los últimos años. Capaz de lograr de levantar a 80 mil personas con una gambeta o algún caño, eso era Dinho. También fue él quien logró que el Barcelona llenara el Camp Nou sólo para ver el día de su presentación.

Defensor de los colores patrios

El mejor defensor de la historia del fútbol según muchos medios de comunicación también fue rodeado de un fútbol -el italiano- que conoce el arte de defender como pocos en Europa. Desde fines de los 80´ a principios del 2000´, Paolo Maldini tenía capacidad de ganar en el mano a mano, juego aéreo, presencia y voz de mando, una característica vital para un defensa central y capitán. Tanto en Milan como en todo Italia, es venerado.

Más de 1000 goles

Lo que primero resaltaba de Romario era su “olfato” goleador, una capacidad que sólo los grandes jugadores poseen pero de manera innata. En Europa jugó en el PSV Eindhoven de Holanda, Barcelona y Vasco Da Gama de Brasil en Sudamérica. Sin embargo, donde más brilló fue en la selección de Brasil donde campeonó en el Mundial de Estados Unidos 1994.Él era tan letal dentro del campo de juego como fiestero por fuera de ellos.

La pantera

Ganador de dos Botas de Oro y de un Balón de Oro. Máximo goleador portugués en siete ocasiones. Eusébio da Silva Ferreira marcó 9 goles en 5 encuentros en el Mundial de 1966. Eso fue la pantera de Mozambique Eusebio, proclamado por el mismo Alfredo Di Stéfano como el mejor jugador de todos los tiempos. En el Benfica es historia pura en donde venció en la Copa de Europa del año 1962.

El Doctor

Apodado el doctor, Sócrates fue miembro del seleccionado brasilero que dominó el fútbol mundial en los 80´. Una de sus jugadas más recurrentes fue el pase de taco, por la cual se destacó. Su amor por el fútbol fue tal que a pesar de la prohibición de su padre para practicarlo, éste lo hacía a escondidas. Se destacaba por su visión de juego, distribución de balón y estilo muy elegante.

Enfermo de fútbol

“No podía imaginarme la vida sin el fútbol” es la frase que el mismo centrocampista Lothar Marrhaus manifestó una vez retirado profesionalmente. Ello pintó el panorama de lo que significó el deporte para él. Símbolo alemán, jugó 150 encuentros con su seleccionado, e iniciado en el Borussia Monchengladbach, brilló en Europa. Fueron cinco copas mundiales los que la tuvieron presente y comparte el récord de asistencia a Copas del Mundo junto al mexicano Rafael Márquez.

Goleador clave

Carlos Alberto fue capitán del seleccionado brasilero que alzó el Mundial de 1970 junto a Pelé. Tuvo una participación estelar en dicho evento ya que anotó un gol en la final que le dio el título a la Canarinha frente a Italia. Aquel denominado “gol perfecto” que quedó en la retina de los futboleros. Su química con Pelé era máxima ya que lo conocía desde su etapa en el Santos. Él fue uno de los exponentes de laterales brasileños explosivos.

Hat-trick Rossi

Brilló en la Copa del Mundo de 1982, Paolo Rossi fue el máximo goleador y figura clave para que la Azzurra se quedara con el título. El atacante de los 70´ y 80´ es de los pocos jugadores en la historia que le ha podido marcar un hat-trick -3 goles- a Brasil en una etapa mundialista. Rossi es símbolo en la Juventus en donde fue máximo goleador de la Serie A.

El de las rastas

Gullit hizo que su fútbol lo volviera un ícono mundial. Era tan famoso en los 80´ y 90´ que su distintiva cabellera de rastas era imitada por sus seguidores. En el plano futbolístico, fue protagonista del Milan de Italia que le anotó 5 goles al Real Madrid en 1989 además de jugar para el Feyenoord Rotterdam, PSV Eindhoven, Chelsea y otros. Como también alzó la Eurocopa de 1988 post Naranja Mecánica.

El príncipe etíope

Didí, o Waldir Pereira, fue de las primeras estrellas que dio el fútbol brasileño. Artífice preponderante de los primeros dos campeonatos mundiales que alzaron los sudamericanos en Suecia 1958 y Chile 1962. La clase que demostraba dentro de las canchas también la lucía fuera de ellas, por ello se le apodó Príncipe Etíope.Era un mediocampista derecho que llegaba mucho al gol y por ello está en el Salón de la Fama del Fútbol.

Todoterreno

La característica principal de este futbolista era su capacidad de ocupar grandes áreas en un campo de juego. Michael Laudrup fue el volante que llegaba al área rival con asiduidad, tenía talento para el regate y además podía asistir a sus compañeros. Por ello jugó en Real Madrid y también en Barcelona. Su inteligencia era la mayor virtud en donde se mostraba versátil, talentoso, elegante y hábil para el regate.

Defensa, entrega y lauros

Daniel Alberto Passarella es de las pocas personas en toda la historia del fútbol en ser futbolista, director técnico y presidente de un mismo club -River Plate-. Pero además, fue quien capitaneó a Argentina a su primer título mundial en 1978. A pesar de haberse retirado en 1989, es aún el defensor más goleador de la historia de su seleccionado. En Argentina es histórico porque es el único jugador que es bicampeón del mundo.