¡Así Prefiero Cocinarme Yo! Increíbles Fallos En La Cocina

Cuando se trata de adentrarse en la cocina, hay gente que nace con un talento innato, otras que lo adquiere, algunas que sólo recurren a la cocina por necesidad y saben hacer lo justo y necesario para subsistir y luego, otro grupo de personas que es al que nos dedicaremos.

Los personajes a continuación de seguro que habrán hecho su mejor intento para hacer de su plato lo mejor posible aunque, dado los resultados nos dejan muchas dudas. Recorre estos increíbles fallos que han salido de una cocina.

¿Fue por culpa del calor?

Foto: Reproducción de Bored Panda

Esta hermosa foto debió ser una especie de puercoespín hecho de chocolate que bien encajaría en un cumpleaños de un niño cuando invitas a todos los amigos de su escuela. Viendo el resultado que se dio, ese niño definitivamente ha perdido cualquier posibilidad de relacionarse y de tener amigos. ¿Le vamos a echar la culpa al calor? De algo estamos seguros, el resultado no fue el esperado.

Comer bien y nutritivo

Foto: Reproducción de Internet

El comer una manzana rellena puede ser una gran idea para darse un gusto agridulce y hasta saludable. No hay nada más rico que una buena comida preparada. ¡Pero qué es esto! A esa manzana le faltó un toque de heladera para que todo el interior se solidificara y no quedara derretido. FIN DEL JUEGO, comienza nuevamente.

No era una tarea fácil de lograr

Foto: Reproducción de Internet

Hay situaciones en las que nuestros cocineros se complican con comidas fáciles de realizar, aunque en otras el objetivo parece inalcanzable. Que un conejo hecho de pan pueda acabar como la expectativa de esta foto es realmente complicado. La realidad fue difícil de controlar con la levadura y un conejo excedido en su peso.

Ositos u Osotes

Foto: Reproducción de Bored Panda

Cuando llegan las fiestas es el momento en donde varias madres o padres o algún familiar se luce con algún plato en la cena de año nuevo o navidad. Esta persona habrá pensado que era el momento indicado para sacar a pasear su arma maestra, los ositos con avellanas pero el resultado fue malvado. Si bien es masa con avellana, la masa amorfa no se asemeja en nada a un oso.

Ni salir del cascaron quieren

Foto: Reproducción de Internet

Un huevo relleno puede ser una gran solución para generar una picada previo a una comida. Además, puede ser ingerida en días de calor agobiante por el frío que estos tienen que tener para lucir espléndidos. Además, el toque del relleno amarillo juega su papel excelentemente por la piel de un pollito verdadero que rompe el cascaron. Bueno, esto no fue lo que finalmente se dio.

¿Un tierno conejo?

Foto: Reproducción de Internet

¿Qué mejor manera que alentar a tu niño a empezar un día que con un gran desayuno nutritivo y además que genere una sonrisa? La expectativa parece adorable y risueña, sacada de un cuento de hadas. La realidad también fue sacada de un cuento de hadas, pero de la parte en la que aparece el villano diabólico que asusta a todos.

Pero… ¿qué salió mal?

Foto: Reproducción de Bored Panda

Cuando has intentado con el plano de lo dulce y las tortas no te han salido como esperabas, es normal que se intente cocinar algo supuestamente más simple. De seguro que de una primera clase de cocina, un huevo frito puedes salir haciendo. Ello fue lo que pensó nuestro colega, que ni siquiera un huevo con dos yemas pudieron salvarlo del papelón. ¡Tranquilidad, que tú eres de los míos si te ocurrió eso!

Una mezcla interesante

Foto: Reproducción de Internet

En los últimos años, la mezcla de algo dulce con algo salado ha calado hondo en la sociedad. El intento de una magdalena con una salchicha dentro podría ser algo que muchas personas consuman, siempre y cuando sea como la imagen de la izquierda. Por otro lado, encontraremos a pocos que quieran darle una probada a las salchichas de la derecha que sobresalen como zombies de las tumbas de los cementerios.

El terror de los niños

Foto: Reproducción de Bored Panda

Varias generaciones de niños han crecido idolatrando a Bob Esponja por el show televisivo que este monta junto a su amigo Patricio la estrella en el fondo del mar. En vez de dibujarle una sonrisa a los niños al ver a su caricatura favorita, ellos correrán despavoridos. Bueno, pensándolo bien, quizás hasta ni reconozcan a su esponja favorita de la tele.

Pero si había un molde…

Foto: Reproducción de Internet

Las masitas son un plato de comida muy usual y que cualquier persona podría prepararle a un invitado que cae de sorpresa de un momento a otro. Lo único que se necesita es tener algún molde en el cual poner la masa, controlar la cocción del horno para que no se queme y listo. ¡Pero que ha pasado! Lo que supuestamente era un caballo, acabó siendo un hipopótamo.

¿Un animal o un pokemón?

Foto: Reproducción de Internet

Que la crema puede ser un ingrediente traicionero, eso está claro porque no tiene una solidez en sí pero, ¿puede salir tan mal?. Lo que intentaba ser un perro de esos chiquititos con mucho pelo y adorables que te puedes cruzar en el parque cuando sales a dar una vuelta acabó siendo una especie de criatura rara que asusta y con garras. A los más jóvenes les recordará a un pokemón.

El tren del terror

Foto: Reproducción de Internet

Las imágenes que aparecen en revistas de cocina siempre están tomadas cuando el plato de comida está excelentemente realizado. No cabe posibilidad alguna que tenga un defecto, ni siquiera una zanahoria fuera de lugar en esta torta que simula ser un tren. Mientras que la realidad te puede sorprender con un simple pedazo de chocolate con forma rectangular. ¡Ojo! quizás tenga buen sabor.

¡Casi lo logra!

Foto: Reproducción de Bored Panda

Nuevamente, si bien estamos bastante críticos, sabemos apreciar cuando un cocinero por lo menos se acerca a aquella meta que se planteó al comenzar a cocinar. El antes y después de este unicornio no es exactamente igual pero no podríamos llamar a este plato un fracaso como sí a mucho de los anteriores. ¡Un aplauso por haberlo intentado!

No se le da bien lo dulce

Foto: Reproducción de Internet

La mesa dulce es la mesa más esperada por millones de personas al momento de un festejo o una reunión. Todos se reúnen en torno al postre para ver qué es lo que hay para devorar en el último plato de la juntada. A esta torta no sólo le falta altura sino que le falta personalidad para ser una torta, ¡casi que es una tarta!.

La levadura

Foto: Reproducción de Bored Panda

Las cantidades que se deben aplicar a un plato específico son vitales para el producto final del mismo. Los ingredientes deben ser medidamente perfectos para que salga la comida esperada. Aquí vemos todo lo contrario, a estos rolls de pan con verduras y demás cosas dentro se pasó de levadura y de masa, por ello acabó siendo cuatro o cinco veces más grande de lo que debía ser.

¡Unas ricas masas!

Foto: Reproducción de Internet

Para cocinar se tiene que “tener mano“. Eso significa no sólo saber exactamente en que momento poner tal ingrediente sino también tener la paciencia para que lo que uno se imagina en la cabeza salga tal cual lo imagina. Por eso, unas masas con forma de espiral pueden no terminar siendo tales, y aparecer un par de bollos que son como el Yin y el yang.

Ni ganas de cocinar tenía

Foto: Reproducción de Bored Panda

Así como sabemos destacar el esfuerzo que se pone en algunos platos por más que éstos no salgan como lo esperaban, también sabemos ver cuando realmente no había ganas ni esfuerzos. Como en estos postres con chocolate y los famosos confites. La imagen de la izquierda parece sacada de la película Charlie y la fábrica de chocolates mientras que lo de la derecha… mejor ni digamos de donde.

Una gran entrada… fallida

Foto: Reproducción de Internet

Sorprender a tus invitados con una gran entrada a una comida entre amigos o conocidos es una gran manera de romper el hielo. La cuestión es cuando esto no sale como debía y lo que aparentaba ser una calabaza formada por pan y pedazos de palos comestibles acaban siendo algo desagradable como lo de la foto.

Budín

Foto: Reproducción de Bored Panda

Cuando se trata de tortas o budines hay dos momentos claves para determinar si todo ha salido como lo esperabas. En primer lugar, cuando el plato sale del horno para que no se queme o tueste en demasía. Y en segundo lugar, al momento de cortarlo. Bueno, a nuestro colega ambos momentos críticos le jugaron en contra. Ese budín no sólo que se desarma al cortarlo sino que también parece quemado. ¡Lo ha logrado! pero exactamente a la inversa.

Macarons

Foto: Reproducción de Bored Panda

El tipo de galleta tradicional de la gastronomía italiana es reconocida en todo el mundo pero pocos se animan a elaborarlos por ellos mismos. Estas galletas hechas con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar pueden ser realmente un reto. Sino observa, en vez de macarons puedes acabar haciendo macarrones con queso, la pasta.