El Jugador Indomable Del Fútbol Mundial

Los futbolistas tienen el derecho de realizar la actividad que deseen dentro de su tiempo libre aunque por cumplir el rol que tienen y ser referentes en la sociedad, los que son profesionales se cuidan de los excesos que se pueden tener pero no todos son así.

Conoce a este jugador sudamericano que tiene más escándalos por fuera de los campos de juego que grandes actuaciones dentro de ellos. Fotografías con armas, choques automovilísticos y demás.

¿Quién es?

Estamos hablando de Ricardo Adrián Centurión, el futbolista argentino con pasado en Racing Club de Avellaneda, que ha pasado por Boca Juniors y por el Genoa de Italia y ha vuelto a Racing para tener su segunda etapa en el club en el año 2018. Antes de ficharlo, los dirigentes sabían a qué se exponían y su contratación ya entra en terreno de la polémica.

Su crianza, la clave

El volante ofensivo que es decisivo en el mano a mano como pocos en el campeonato argentino, nació y se crió en una familia muy humilde y que apenas llegaban para cubrir las necesidades básicas. No pudo finalizar sus estudios y se rodeó de personas muy conflictivas desde temprana edad. Ello lo marcó de por vida y actualmente, apenas pasando los 20 años, continúa en problemas.

El último incidente

El último episodio por el cual se remarca la mala conducta del futbolista se dio a mediados del mes de marzo del 2018. Fue detenido en la madrugada en la ciudad de Lanús, Argentina cuando se salteó dos semáforos en rojo. Al ser detenido por la policía, se negó a realizarse un control de alcoholemia. De ello se filtró un video que lo mostró en un claro estado de ebriedad.

¿Intentó coimear a un policía?

Cuando el agente policial de Argentina le pidió a Centurión que se bajara del vehículo marca BMW X6 que manejaba, éste no tenía los papeles del auto y además increpó verbalmente al agente. Sumado a ello, cuando vio que la situación no podía resolverse mediante las palabras le expresó: “Te puedo cubrir un mes de laburo“. Ello fue un claro intento de soborno que fue luego, llevado a la Justicia.

Participó de un múltiple choque

En septiembre de 2016, mientras era jugador de Boca Juniors, Centurión colisionó a la salida de un local bailable con tres automóviles. Testigos en el lugar manifestaron que el volante estaba en estado de ebriedad, pero como se dio a la fuga, no se pudo constatar. El auto que chocó, una BMW blanca estaba a su nombre quedó destruida.

La Justicia argentina no actúa

El futbolista se las ha arreglado en todos sus escándalos al pagarle a los damnificados del caso para que no lleguen a ir a la Justicia o retiren los cargos en su contra. Ya sea para que no se manifiesten y comprar su silencio o para que no tenga más problemas, siempre se ha salido con la suya. Eso sólo ocurre en Argentina.

Armado

Dentro del campo de juego, su talento es inobjetable así como también su mala conducta como profesional que no condice con un jugador de Primera División. En la temporada 2012/13 cuando comenzaba a destacarse en Racing, se conoció una foto suya con un arma de fuego. Él se escudó: “Fue una broma en San Nicolás -su ciudad natal- tenía 16 años, nada importante… cosas que pasan en la vida, eso es tema de mi pasado“.

Hay cosas que no lo ayudan

Uno de sus compañeros en aquella camada de Racing de inferiores del año 1993, Brian Risso Patrón, que está en prisión por ser acusado de homicidio, explicó que su amigo “tiene grandes cualidades pero hay muchas cosas que no ayudan en la vida de un jugador“. Y agregó que así como a él su entorno lo perjudicó con Centurión podría pasar lo mismo.

Tuvo oportunidades para resurgir

El problemático Centurión recibió la ayuda de la psicóloga del club y de varios compañeros experimentados como Diego Milito para poder formarse como persona ya pasados sus dos décadas de años. Y el fútbol le iba a dar una chance cuando se iba a convertir en la venta más importante de Racing cuando el Anzhi de Rusia se fijó en él y lo tasó en 7,5 millones de euros en 2013. Pero nada cambió su forma de ser.

Pase frustrado

Aquella gran oportunidad que le hubiese podido cambiar la vida acabó frustrándose cuando el jugador viajó a Rusia para realizarse la revisión médica. El volante tenía un quiste en el tobillo derecho que la institución de Europa quería que se extirpase. Fue el propio Centurión que se negó e hizo que toda la transferencia se cayera.

Él confesó que había cambiado

En el 2014, el jugador retornó del Viejo Continente tras su paso por el Genoa de Italia. Sus polémicas inconductas aún estaban presente alrededor de su persona pero él abrió una puerta de esperanza al declarar: “Volví de otra manera de Europa. Ahora no vivo a mil“. Ello le volvió a dar una chance en el fútbol argentino.

Su mejor presente dentro y fuera de las canchas

El período en el que más tranquilo se mantuvo fue durante el mismo que mejores resultados logró en lo deportivo. ¿Coincidencia?, no creo. El nacido en Villa Corina se sumó a Racing y alzó el campeonato local del 2014 tras 13 años sin triunfos de la institución. Fue tan relevante que anotó el gol que le dio el título ante Godoy Cruz.

Vendido a Brasil, escándalos en Argentina

El San Pablo de Brasil pagó 4 millones de dólares por su pase y dejó Racing. En abril del 2015 luego de caer contra San Lorenzo por Copa Libertadores, los dirigentes brasileños le permitieron quedarse un día más en Argentina. Aquella noche Centurión salió a bailar, se quedó dormido y perdió el vuelo de vuelta a Brasil.

Incontrolable dentro de la cancha

Su accionar por fuera de los límites del campo de juego se trasladó a dentro del mismo cuando en un partido por Copa Libertadores y ante el Toluca de México en mayo del 2016. Durante el cotejo, escupió a un rival a minutos de acabar el encuentro y abandonó el campo de juego cuando su equipo caía por 3 a 1.

Quejoso

Sumado a los escándalos que ya eran moneda corriente, Centurión develó su inconformismo de jugar en suelo brasileño:Vivir acá es complicado, vivo en una burbuja, de la casa al entrenamiento. Hay tránsito a cualquier hora“. Y añadió: “No seguía mucho al fútbol brasileño y lo estoy padeciendo y sufriendo mucho al campeonato. No tengo sintonía con mis compañeros“.

Pelea con compañeros

Cuando ya era jugador de Boca, en febrero de 2017 estuvo involucrado en un nuevo escándalo. Se peleó con sus compañeros en el hotel de la concentración de Boca en Mar del Plata previo al clásico que jugaron contra River. El volante, posiblemente alcoholizado, tuvo que ser contenido por otros de sus compañeros cuando gritaba y alborotaba la tranquilidad en los pasillos del hotel.

Fue denunciado

De un escándalo a otro, Centurión recibió una cachetada cuando el 23 de mayo de 2016, su ex novia, Melisa Tozzi lo denunció en la Comisaría de la Mujer de Quilmes al decir que la había agredido. Me astilló tres dientes y me ahorcó” fue lo que expresó la joven en cuya causa aún está sin resolver. Y añadió: “Él no entiende que yo ya no quiero estar más con él. Se pone ebrio y se pone agresivo“.

Charlas privadas

En octubre de 2016, se filtraron varias fotos suyas totalmente desnudo junto a diferentes charlas que tenía con señoritas que eran subidas de tono. Al mismo tiempo que semanas más tarde, se viralizó una foto suya con una escopeta recortada de alto calibre, similar a la que había circulado años anteriores cuando jugaba en Racing.

Pelea cuando estaba por firmar

El día que volvió de Europa y tras mucha insistencia para volver a Boca Juniors, Centurión volvió a meter la pata en el ámbito de la noche. Vivió una pelea en un local bailable de Lanús, similar a lo que ocurrió cuando era jugador del San Pablo. Fue en la madrugada en el Capítulo 1 de Lanús y lo que era una firma para Boca acabó siendo estar escoltado por la policía y sin firma de contrato por el escándalo.

En contra del presidente

Cuando se fue de Boca, ya sabiendo que no iba a ser contratado por el club, apuntó directamente hacia el presidente de la institución, Daniel Angelici. “Ya está mostro, ya entendí. No hace falta recalcarlo todas las semanas. Humo” escribió vía Twitter. Ello hacía referencia a que Angelici, desde que desistió de contratarlo, hablaba continuamente de que los jugadores de Boca debían rendir dentro y fuera de la cancha.