20 curiosidades de la vida y trayectoria de Miguel Herrera

Miguel Herrera es sin duda uno de los entrenadores más exitosos en la era moderna del futbol mexicano. En los últimos tiempos ha sido uno de los técnicos que más han captado la atención de los medios, no solo por sus logros deportivos (entre los que se destacan los títulos que ha conseguido con las Águilas del América), sino también por sus polémicas declaraciones, su efusividad en el banquillo y su temperamento explosivo, que con frecuencia le ha acarreado sanciones tal y como le ocurría en sus días como jugador. Te ofrecemos aquí un repaso de su vida y trayectoria para conocer mejor a esta célebre figura del balompié azteca.

Su infancia y su fortaleza de carácter

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @record_mexico
Foto: Reproducción de Twitter @record_mexico

Miguel Herrera nació el 18 de marzo de 1968 en Cuautepec, Hidalgo, a la par que su mellizo Ernesto. Su entorno familiar enfrentó algunas dificultades cuando su padre abandonó el hogar siendo Miguel muy pequeño, pero salieron adelante gracias al empuje de su madre, Marisela Aguirre. La infancia del futuro futbolista transcurrió sobre todo en la colonia Narvarte de la Ciudad de México, donde ya en esos tiempos demostraba una gran pasión por el futbol y un carácter fuerte que le permitió apoyar a su mamá en el cuidado de sus hermanas más pequeñas.

Sus inicios como futbolista

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @Historia_Azul
Foto: Reproducción de Twitter @Historia_Azul

En 1985, con tan solo 17 años, Miguel Herrera inició su carrera profesional como futbolista en las filas de los Cachorros de Neza de la Segunda División, donde se desempeñaba como delantero. Sus buenas actuaciones lo llevaron incluso a ser seleccionado juvenil del Tri, participando en el Torneo Esperanzas de Toulon y en el premundial de 1987.

Finalmente en 1988 debutó en Primera División con los Tecos de la UAG, donde permaneció una temporada para después vestir la camiseta del Santos Laguna. Curiosamente en esa época declaró que una de sus ilusiones sería jugar con Cruz Azul, pues el portero Miguel Marín era uno de los ídolos de su niñez.

Campeón con Atlante

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @ESPNDatos
Foto: Reproducción de Twitter @FootballArchive

En 1989 Miguel Herrera fichó con el que había sido el equipo de sus amores desde la infancia: los Potros de Hierro del Atlante, y fue precisamente la porra del club azulgrana la que le puso el apodo de “Piojo” con el que sería conocido desde entonces.

Aunque en la temporada 90-91 militó en el Querétaro, para la 91-92 volvió al Atlante, donde permanecería hasta 1995 afianzándose como un lateral derecho de mucha garra. En la temporada 92-93 se coronó campeón de liga con el club azulgrana bajo la dirección técnica de Ricardo La Volpe, venciendo en la final al Monterrey con un contundente marcador global de 4-0.

Seleccionado nacional

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @futbolsapiens
Foto: Reproducción de Twitter @futbolsapiens

Gracias a sus destacadas actuaciones con el Atlante, Miguel Herrera fue convocado para integrar la selección absoluta del Tri y fue parte del equipo que ilusionó a todo México llegando a la final de la Copa América en 1993, en la que Argentina se impuso 2-1.

Sin embargo, su paso por la selección nacional se vio manchado por cuestiones de indisciplina, sobre todo a raíz de que en un partido de la eliminatoria rumbo al Mundial de Estados Unidos fue expulsado tras propinarle una dura patada y un cabezazo al hondureño Dolmo Flores. El entrenador mexicano Miguel Mejía Barón optó entonces por marginar a Herrera del equipo y se quedó sin jugar el Mundial.

Subcampeón con Toros Neza

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @MXESTADIOS
Foto: Reproducción de Twitter @MXESTADIOS

En 1995 Miguel Herrera dejó el Atlante y fue traspasado a Toros Neza, equipo con el que jugaría las siguientes cuatro temporadas y que fue toda una revelación por el estilo de juego vistoso y ofensivo que le imprimió el técnico Enrique Meza, quien supo aprovechar los mejores atributos de un plantel integrado entre otros por Rodrigo “Pony” Ruiz, Germán Arangio y el talentoso Antonio Mohamed.

En el Torneo Verano 1997 fueron el equipo con la delantera más explosiva y llegaron a disputar la final contra las Chivas, la cual sin embargo perdieron por goleada con un marcador global de 7-2.

Su debut como entrenador con Atlante

GettyImages-109296393
Foto: Gerardo Zavala/Jam Media/LatinContent via Getty Images
Foto: Gerardo Zavala/Jam Media/LatinContent via Getty Images

Tras retirarse como futbolista en el año 2000 con el Atlante, apenas dos años más tarde Miguel Herrera debutó como entrenador en el banquillo del propio club azulgrana. En el Apertura 2003 consiguió llevar a los Potros hasta semifinales, donde cayeron ante el Pachuca.

Sus buenos resultados dieron pie a que un equipo con mayor poder económico como Monterrey se interesara en sus servicios, por lo que el “Piojo” dejó al Atlante tras el Clausura 2004. Sin embargo años después, en 2011, tendría una segunda etapa con los Potros y los conduciría de nuevo a la liguilla en el Torneo Clausura, perdiendo ante Cruz Azul en cuartos de final.

Subcampeón con Monterrey

GettyImages-56412774
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images

Miguel Herrera dirigió al Monterrey a lo largo de tres años, entre el Apertura 2004 y el Apertura 2007. Ya desde su primer torneo al frente de Rayados obtuvo excelentes resultados, llevando al club regio a disputar la final en la que se impusieron los Pumas de la UNAM con marcador global de 2-1. Dos torneos más tarde, en el Apertura 2005, Monterrey quedó nuevamente subcampeón cayendo en la final ante Toluca por global de 6-3. Las siguientes temporadas fueron más irregulares y los Rayados solo pudieron acceder una vez más a la liguilla en el Apertura 2006, cayendo en cuartos de final.

Su amarga experiencia con Veracruz

photojoiner_photo
Foto: SAUL RAMIREZ/AFP via Getty Images
Foto: SAUL RAMIREZ/AFP via Getty Images

En el Clausura 2008, transcurridas apenas dos jornadas del torneo, Miguel Herrera llegó al banquillo del Veracruz para sustituir como técnico a quien había sido su compañero en Toros Neza, Antonio Mohamed. Bajo el mando del argentino los Tiburones habían tenido un desastroso Apertura 2007, terminando penúltimos en la tabla de porcentajes por el no descenso, solo por arriba del Puebla. Para desgracia del “Piojo”, las cosas no fueron mucho mejor tras su llegada y el cuadro jarocho terminó el torneo en 16ª posición con tan solo 17 puntos, mientras que el Puebla cosechó 21 unidades dejando a los Tiburones fuera de la máxima categoría.

Su difícil etapa en Estudiantes Tecos

GettyImages-98641730
Foto Juan Mejia/Jam Media/LatinContent via Getty Images
Foto: Gerardo Zavala/Jam Media/LatinContent via Getty Images

Para el Apertura 2008 Miguel Herrera firmó como entrenador de Estudiantes Tecos, club que en el torneo anterior había tenido una campaña lamentable ocupando el penúltimo lugar de la tabla general. El panorama no era muy alentador, pero el “Piojo” supo inyectarle nuevos bríos al cuadro tapatío y alcanzaron el 7º lugar en la tabla, obteniendo así el pase a la liguilla donde cayeron en cuartos de final ante Toluca. Sin embargo, a pesar de la mejoría, durante los siguientes torneos Estudiantes Tecos fue un equipo irregular y el ciclo de Miguel Herrera terminó cuando fue cesado en la jornada 6 del Apertura 2010.

Su primer campeonato como técnico azulcrema

GettyImages-169539792
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images

Luego de los difíciles torneos con Estudiantes Tecos, Miguel Herrera vivió su segunda etapa al frente del Atlante y demostró su capacidad como entrenador al llevar a los Potros de vuelta a una liguilla, por lo cual recibió la confianza de Ricardo Peláez, por entonces presidente deportivo del América, para dirigir a las Águilas a partir del Clausura 2012.

Tras llegar a dos semifinales consecutivas en sus primeros torneos como técnico azulcrema, finalmente en el Clausura 2013 el “Piojo” se coronó campeón al vencer en tanda de penaltis a Cruz Azul en una de las finales más épicas y cardíacas del futbol mexicano, en la cual sus efusivas celebraciones se convirtieron en imágenes icónicas.

Timonel del Tri en el Mundial de Brasil

GettyImages-451443358
Foto: Robert Cianflone/Getty Images
Foto: Robert Cianflone/Getty Images

Gracias a sus buenos resultados como técnico del América, Miguel Herrera fue el elegido para reconducir la penosa eliminatoria que había tenido la selección mexicana de cara al Mundial de 2014. Bajo su dirección técnica, el Tri ganó de manera contundente los partidos de repesca contra Nueva Zelanda y obtuvo así su pase a la gesta mundialista en Brasil, donde tuvo una digna participación calificando a octavos de final. Pese a la dolorosa derrota por 2-1 ante Holanda en dichas instancias, con penalti polémico incluido, la buena imagen que dejó el cuadro azteca dio pie a que el “Piojo” se convirtiera en todo un ídolo de la afición mexicana.

Campeón de la Copa de Oro 2015

GettyImages-482093620
Foto: Matthew Ashton – AMA/Getty Images
Foto: DON EMMERT/AFP via Getty Images

En términos de títulos, el mayor logro de Miguel Herrera al frente de la selección nacional fue el haberse coronado campeón de la Copa de Oro de la Concacaf en 2015. En la final de dicho torneo el Tri se impuso a Jamaica por 3-1, cumpliendo con las expectativas.

Sin embargo, a pesar del éxito obtenido, a los pocos días el “Piojo” fue cesado como técnico nacional por haber agredido al periodista Christian Martinoli en el aeropuerto de Filadelfia antes de tomar el vuelo de regreso a México, como desproporcionada reacción ante las severas críticas que Martinoli le había hecho respecto al pobre desempeño del equipo mexicano en la Copa América un mes antes.

Su etapa al frente de los Xolos de Tijuana

GettyImages-634646886
Foto: Gonzalo Gonzalez/Jam Media/LatinContent via Getty Images
Foto: Gonzalo Gonzalez/Jam Media/LatinContent via Getty Images

Tras una pausa por el escandaloso incidente con Christian Martinoli, para el Apertura 2016 Miguel Herrera volvió a dirigir en la Liga MX al convertirse en técnico de los Xolos de Tijuana, equipo que en dicho torneo terminó como líder general de la competencia pero que sorpresivamente fue derrotado en cuartos de final por el León.

En la siguiente campaña los Xolos volvieron a tener un buen desempeño y repitieron como líderes generales al concluir la fase regular, alcanzando en esta ocasión la ronda de semifinales en la que cayeron ante Tigres. Pese a no haber obtenido títulos con Tijuana, la buena imagen del equipo propició que el América se interesara nuevamente en sus servicios.

Su altercado con Ricardo La Volpe

photojoiner_photo
Foto: Reproducción de Twitter @rooyerr
Foto: Reproducción de Twitter @redsportver

Uno de los episodios polémicos que protagonizó el “Piojo” durante su etapa al frente de Xolos fue cuando estuvo a punto de llegar a los golpes con Ricardo La Volpe. El técnico argentino dirigía en ese entonces a los Jaguares de Chiapas, y, en un partido en el que se enfrentaron ambas escuadras, Miguel Herrera se acercó a saludarlo, pero La Volpe, quien entre sus múltiples cábalas tiene la de no saludar al entrenador rival, lo dejó con la mano tendida. El “Piojo” insistió tozudamente y entonces se hicieron de palabras, obligando a que jugadores y miembros de sus respectivos cuerpos técnicos intervinieran para separarlos.

Su faceta como presentador

GettyImages-630229990
Foto: Rodrigo Varela/Getty Images for Univision
Foto: Rodrigo Varela/Getty Images for Univision

Miguel Herrera es conocido por ser uno de los entrenadores más mediáticos del futbol mexicano. Sus declaraciones siempre tienen gran repercusión en los medios y es frecuente verlo en televisión aun y cuando no haya un partido de por medio. Así, por ejemplo, en 2016 fue uno de los presentadores en la entrega de los Premios Univisión Deportes, con una participación tan destacada y llamativa que al año siguiente repitió como conductor del gran show al lado de Julián Gil y Ninel Conde.

Su fan número uno, su hija Mishelle

GettyImages-1163664405
Foto: Medios y Media/Getty Images
Foto: Medios y Media/Getty Images

Miguel Herrera es padre de dos hijas, Tamara y Mishelle, fruto de su matrimonio con Claudia Álvarez. Si bien siempre ha contado con el apoyo de todas ellas, Mishelle es quien ha adoptado un rol más protagónico impulsando y defendiendo públicamente a su padre, tanto en declaraciones a la prensa como en redes sociales. Sin embargo, a veces también a ella le cuesta controlar sus ímpetus y tiene actitudes y reacciones que generan polémica, como cuando en el incidente con Martinoli en Filadelfia le puso más leña al fuego al abofetear a Luis García, el exfutbolista y también comentarista de TV Azteca.

Alcanzando la gloria nuevamente con América

GettyImages-1083532670
Foto: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images
Foto: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images

En su segunda etapa con América, que inició en el Apertura 2017, Miguel Herrera ha obtenido grandes resultados, llevando en cada torneo a las Águilas a la liguilla por el título y alcanzando como mínimo la instancia de semifinales. Desde entonces su punto más alto fue cuando en el Apertura 2018 se consagraron campeones derrotando nuevamente en la final a Cruz Azul.

Posteriormente en 2019 conquistó la Copa MX y un título de Campeón de Campeones, sumando un total de cuatro trofeos e igualando en este sentido a Raúl Cárdenas y Jorge Vieira como los técnicos más ganadores en la historia del club azulcrema.

Su temperamento explosivo

GettyImages-1130348513
Foto: Manuel Velasquez/Getty Images
Foto: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images

En el Apertura 2019 las Águilas del América tuvieron un buen paso y consiguieron sin mucho problema su pase a la liguilla. Sin embargo, quedó de manifiesto que el talón de Aquiles de Miguel Herrera es ese temperamento explosivo que ha sido su sello desde sus épocas como jugador, y que como técnico lo ha llevado a acumular ya un total de 43 expulsiones y 48 partidos de castigo. Esta situación derivó en que el propio Emilio Azcárraga Jean, dueño del equipo, le diera un toque de atención respecto a la necesidad de controlar sus impulsos y ponerse a la altura de la imagen que debe dar una institución de la categoría del América.

Respaldado y querido por sus jugadores

GettyImages-1074304926
Foto: Hector Vivas/Getty Images
Foto: Hector Vivas/Getty Images

Ante las críticas de las que Miguel Herrera fue objeto a lo largo del Apertura 2019 en relación a sus exabruptos y problemas de indisciplina, por los que algunos sectores llegaron a poner en duda su continuidad en el América, lo cierto es que siempre recibió el apoyo de sus jugadores. Así, por ejemplo, el portero Guillermo Ochoa le dio públicamente su respaldo y declaró que es el técnico ideal para el conjunto azulcrema, por lo que es muy importante que se respete su proyecto y se le dé continuidad para seguir cosechando éxitos.

Su reencuentro con Mohamed en la final del Apertura 2019

GettyImages-1196760281
Foto: Manuel Velasquez/Getty Images
Foto: Manuel Velasquez/Getty Images

En la gran final del Apertura 2019 se enfrentaron América y Monterrey y se produjo así el reencuentro entre sus respectivos técnicos, Miguel Herrera y Antonio Mohamed, quienes recordaron afectuosamente sus tiempos como compañeros en Toros Neza.

En un cardíaco partido de vuelta decidido en tanda de penaltis, los Rayados terminaron alzándose con el título, lo que llevó a las lágrimas al “Turco” Mohamed, que le dedicó al campeonato a su hijo fallecido en 2006. Entonces el “Piojo” se acercó a él con palabras de ánimo y reconocimiento, dejando ver que, aunque en determinados momentos puede perder los nervios, es en el fondo un tipo de noble temperamento y con los atributos necesarios para convertirse en el entrenador más exitoso en la historia del América. El tiempo lo dirá.